La Iglesia ofrece un formulario para denunciar ante el Ayuntamiento la publicidad callejera de prostitución

Prostitución
GETTY IMAGES
Actualizado 23/01/2018 18:38:58 CET

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los servicios jurídicos de la Delegación de Pastoral Penitenciaria de la Archidiócesis de Madrid han elaborado un formulario para denunciar ante las juntas municipales de distrito la proliferación de publicidad callejera de servicios sexuales.

Tal y como ha expuesto la Delegación, "muchas veces" estos anuncios esconden situaciones contra la voluntad de las mujeres y además "incumplen varias normas locales y estatales relativas a la publicidad", la protección de la infancia y la limpieza de espacios públicos.

En el escrito se pide que "en ejecución del plan puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid para perseguir la publicidad callejera de servicios sexuales" y "en el ejercicio de las funciones de inspección y comprobación del cumplimiento de lo dispuesto en las ordenanzas" se abra un expediente "contra las personas que, localizadas a partir del número de teléfono que aparece en la propaganda, resulten responsables de la actividad publicitada".

Además, este documento, que iría dirigido a la Junta municipal correspondiente, alerta de la proliferación de tarjetas de visita u octavillas publicitarias en los parabrisas y las ventanillas de los vehículos aparcados en las calles.

"Este tipo de publicidad, al alcance de viandantes y vecinos, supone un trato vejatorio, degradante e inhumano de la mujer al presentarla como mera mercancía atentando así contra su misma dignidad", alegan, para apuntar que "no sería extraño" que "tras muchos de estos anuncios se oculten situaciones de explotación sexual, prostitución infantil y trata de personas".

Se hace asimismo hincapié en la "preocupación" que esta publicidad genera en los padres ante lo "desprotegidos" que deja a los niños, ya que "también se localiza a veces en zonas próximas a centros escolares y parques infantiles".

"Tampoco hay que despreciar el daño que estas tarjetas u octavillas causan a la limpieza y la imagen de la ciudad de Madrid, pues muchas de ellas acaban tiradas en las aceras", añaden en el escrito.

Por ello, se asegura que este tipo de publicidad implica "la transgresión directa no solo de ordenanzas municipales sino también de algunas leyes".