El marido de la mujer rusa asesinada, gerente de un conocido pub madrileño, le pegaba y amenazaba con quitarle a su hijo

 

El marido de la mujer rusa asesinada, gerente de un conocido pub madrileño, le pegaba y amenazaba con quitarle a su hijo

Actualizado 17/10/2008 21:00:01 CET

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La mujer de nacionalidad rusa que fue hallada muerta con varias puñaladas en su domicilio de la madrileña calle Reina Victoria sufría malos tratos por parte de su marido, que le pegaba y le amenazaba con separarse y quitarle el hijo de ambos.

Según informó a Europa Press una amiga de la víctima, Natalia Sulchenko era una chica "muy guapa", tenía 27 años y llevaba sólo tres en España. En 2005 había decidido viajar a España sola, a la aventura, y recomendada únicamente por una compatriota. Poco tiempo después, conoció a Jorge, de 45 años y nacionalidad argentina, en una discoteca madrileña.

Tras sufrir un accidente al caerse de un caballo, el argentino se volcó en atenciones durante la rehabilitación de la joven. Ambos comenzaron entonces una relación y pocos meses después se casaron y un año después tuvieron un hijo.

A principios de 2007 decidieron mudarse a vivir al distrito de Moncloa, concretamente a un piso de la cuarta planta de la calle Reina Victoria. Jorge se convirtió en gerente del conocido local 'Sol y Sombra' de la zona de copas de Huertas y empleó a su mujer en el negocio.

La estabilidad en la relación duró poco tiempo porque desde hacía un año se repetían los gritos y, en algunos casos, los malos tratos en la pareja. Sin embargo, Natalia nunca acudió a denunciar a la Policía, tal y como confirmó hoy a Europa Press la Jefatura Superior, y sólo se desahogaba con su círculo de amistades o en la iglesia ortodoxa a la que acudía todos los domingos.

"En Rusia no hay costumbre de denunciar este tipo de casos porque se considera que es un tema que debe resolverse dentro de la relación. Le tenía miedo, mucho miedo", señaló la amiga de la víctima, que añadió que su marido se sentía culpable de los malos tratos y la compensaba de vez en cuando con regalos.

Natalia, que no tenía familia en Madrid, tenía buena relación con sus suegros, que vivían en Valencia, y había viajado de vacaciones a Rusia en el mes de julio sin saber que era la última vez que veía a sus padres. Su cuerpo se encuentra ahora en el Instituto Anatómico Forense y el grupo X de la Policía continúa con las investigaciones para localizar al marido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies