ACEA advierte de que las ventas de coches se desacelerarán en 2018 por la "incertidumbre" política

Vehículos de ocasión estacionados/vehículos usados/coches/automóviles
COCHES.NET
Publicado 19/07/2018 11:26:05CET

Pide que Reino Unido continúe siendo parte del mercado único europeo tras el Brexit

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), Erik Jonnaert, ha advertido de que es "probable" que la "incertidumbre" política en la zona euro, así como en Reino Unido, provoque una desaceleración del crecimiento de las ventas de automóviles en 2018, después de cuatro años consecutivos de crecimiento.

No obstante, las ventas de vehículos en el 'Viejo Continente' aumentarán un 1% este año respecto al ejercicio precedente, cuando se comercializaron 15,1 millones de coches (un 3,4% más que en 2016), señaló Jonnaert en una entrevista concedida a Europa Press.

"En 2017, superamos por primera vez después de una década los 15 millones de coches vendidos. Es positivo, pero hay que señalar que nos ha llevado una década completa acercarnos a las cifras de ventas anteriores a la crisis", apuntó.

Durante el primer semestre de 2018, el mercado europeo de turismos se incrementó un 2,8% en comparación a los seis primeros meses del año pasado, con 8,69 millones de unidades matriculadas.

Jonnaert destacó el "buen desempeño" de los nuevos Estados miembro de la Unión Europea (EU), donde los registros crecieron un 11,4% en lo que va de año. En cuanto los principales mercados, el directivo recordó el aumento de la demanda en España (+10,1%), Francia (+4,7%) y Alemania (+2,9%), y las caídas en Reino Unido e Italia (-6,3% y -1,4%, respectivamente).

BREXIT

Una de las mayores incertidumbres a la que se enfrenta Europa en la actualidad es a la salida de Reino Unido de la UE, y el secretario de la organización argumenta que la imposición de aranceles a la importación de automóviles por parte del país británico podría hacer aumentar un 10% el precio de los turismos, entre un 10% y un 22% el de vehículos comerciales y entre un 3% y un 4% el de las piezas y componentes.

Según Jonnaert, la UE es hoy en día el "mayor socio comercial" de Reino Unido, ya que más de la mitad de los automóviles y el 90% de los vehículos comerciales fabricados en el país británico el paso pasado fueron adquiridos por clientes del resto de Europa.

Por su parte, Reino Unido exporta a la UE más del 80% de su volumen de producción de vehículos, por valor de 42.000 millones de euros. El secretario general de ACEA indicó que siete de cada diez automóviles nuevos vendidos en el país británico provienen de plantas europeas.

"Las industrias de automoción de la UE y Reino Unido están estrechamente integradas, desde el punto de vista económico, regulatorio y técnico. Cualquier cambio en este nivel de integración, seguramente tendrá un impacto adverso en los fabricantes de automóviles, así como en la economía europea en general", recalcó.

En este sentido, Jonnaert prefiere un Brexit en el que Reino Unido siga siendo parte del mercado único europeo y de la unión aduanera. En caso de no darse esta opción, también se contentó con que ambas partes firmaran un acuerdo en el que se mantenga la libre circulación de mercancías.

ARANCELES DE ESTADOS UNIDOS

Por otro lado, el directivo aseguró que la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles está "muy preocupada" por la investigación de seguridad nacional lanzada por el Gobierno estadounidense de Donald Trump sobre las importaciones de automóviles y camiones, que podría llevar a la imposición de nuevos aranceles por parte de Estados Unidos (EEUU) de hasta el 25%.

Jonnaert avisó de que cualquier medida restrictiva del comercio en el sector de la automoción tendrá un "grave" impacto tanto en la UE como en el país norteamericano y la economía mundial.

"Los fabricantes de automóviles europeos no solo importan vehículos a EEUU, sino que muchos de ellos también tienen una importante huella de fabricación allí, generando cientos de miles de empleos directos e indirectos", añadió.

El directivo sentenció que la industria del automóvil es un "gran inversor" tanto en la economía de EEUU como en la europea, que genera crecimiento económico y empleo, por lo que está "seguro" de que las importaciones de vehículos del 'Viejo Continente' a suelo estadounidense "no representan un riesgo para su seguridad nacional".