Las ventas europeas de vehículos de gasolina superan por primera vez en ocho años a las de diésel

Seat Ibiza diésel
SEAT - Archivo
Publicado 24/04/2018 11:41:00CET

Las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos nuevos aumentaron un 0,4%

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los vehículos impulsados por gasolina se convirtieron el año pasado en el tipo de automóvil más vendido en el mercado europeo, por delante de los diésel por primera vez desde 2009, tras una caída de la cuota de mercado de estos de 5,1 puntos porcentuales respecto al ejercicio precedente (del 49,9% al 44,8%).

Así, los vehículos de gasolina representaron casi la mitad de las ventas de turismos en Europa en el curso pasado, con un 49,4% del total de matriculaciones, según datos del Informe Económico y de Mercado 2017 de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA).

En 2017, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEE), las emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos nuevos aumentaron un 0,4%, hasta 118,5 gramos por kilómetro, lo que se traduce en la primera subida anual desde que comenzaron los registros en 2010.

En 17 Estados miembro de la Unión Europea (UE) las emisiones de CO2 fueron más altas que en 2016, incluidos algunos de los principales mercados como Reino Unido (+0,8%), Francia (+0,6%), España (+0,5%) y Alemania (+0,1%). En Polonia y Países Bajos, ascendieron hasta un 1,43% y un 2,27%, respectivamente.

El secretario general de la ACEA, Erik Jonnaert, advirtió de que este cambio de tendencia, junto con una penetración "relativamente baja" de los vehículos alternativos, tendrá un "impacto tangible" sobre las emisiones de CO2 de la nueva flota de automóviles en Europa.

"De cara al futuro, esto planteará serios desafíos para cumplir los objetivos de CO2, no solo los propuestos para 2030, sino también los ya establecidos para 2020", subrayó.

La cuota de mercado de vehículos con carga eléctrica aumentó 0,4 puntos porcentuales el año pasado en el 'Viejo Continente' respecto a 2016, pasando de un 1,1% de 2016 a un 1,5%.

En opinión de Jonnaert, este "moderado" crecimiento supone un mensaje claro por parte de los consumidores: "demasiadas barreras", como son la falta de infraestructura, el precio de este tipo de vehículos y su autonomía.

"Parte de las reducciones de CO2 dependerá en gran medida de una mayor venta de vehículos eléctricos y otros vehículos alternativos, por lo que estas barreras deben abordarse con urgencia", instó.

El organismo europeo recalcó que los datos de la EEE también muestran que la masa media de automóviles nuevos vendidos en la UE se mantuvo prácticamente igual a la de años anteriores, lo que demuestra "claramente" que el aumento de las emisiones de CO2 en 2017 no se debe a las mayores ventas de motores diésel más grandes y pesados, "contrariamente a lo que afirman algunos".