Un acusado dice que alguien publicó tuits con su nombre contra Fernández Díaz

Publicado 25/06/2015 13:40:18CET

El fiscal pide un año y medio de cárcel por decir en Twitter que el ministro "pedía a gritos un tiro en la nuca" y mofarse de Ortega Lara y Carrero Blanco

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El acusado Francisco Sánchez ha defendido este jueves su "inocencia" en el juicio celebrado en su contra en la Audiencia Nacional por un delito de enaltecimiento del terrorismo y ha asegurado que alguien suplantó su identidad para abrir sendas cuentas en Twitter y Facebook, en las que publicó comentarios incitando a ETA a atentar contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y se mofó de víctimas como el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara o el almirante Luis Carrero Blanco.

Sánchez, que se enfrenta a un año y medio de cárcel y una pena de ocho años de inhabilitación, está acusado de difundir comentarios, como "las declaraciones de Jorge Fernández Díaz son claramente proETA. Está pidiendo a gritos un tiro en la nuca" o "Mucho hablar de San Fermín, pero seguro que nadie ha visto a Ortega Lara por allí ¿verdad?. Es porque siete días de encierros le parecen poco".

El acusado, que ha eludido responder a las preguntas del fiscal Fernando Burgos, ha aseverado que no dispone de cuentas en estas redes sociales y que tiene "sospechas" de la persona que pudo utilizar sus datos y fotografías para abrirlas con su nombre. "Tengo sospechas de quien ha podido ser pero no tengo pruebas", ha dicho a preguntas de su defensa.

Durante el juicio, han declarado tres guardias civiles que han manifestado que comprobaron que la información de estos perfiles coincidía con los datos personales del procesado. "Es obvio, no hay ningún tipo de duda", ha dicho el segundo agente, antes de que el tercero reconociera que "es posible técnicamente usurpar la identidad" en internet.

El instructor del atestado ha señalado que un agente de Madrid se llevó el teléfono que se intervino a Sánchez en el momento de su detención, pero que no tiene constancia del análisis que realizó sobre los datos contenidos en su interior. Además, ha indicado que el imputado reconoció en sede policial ser el autor de los mensajes investigados.

La defensa se ha quejado de la "contradicción" del agente puesto que en el atestado policial no figura que su cliente se atribuyera la apertura de esos espacios digitales. El presidente del tribunal, Alfonso Guevara, ha invocado al último acuerdo del Pleno de la Sala de lo Penal del Supremo que establece que la declaraciones ante las Fuerzas de Seguridad no pueden usarse como pruebas por sí mismas para condenar en un juicio.

"HAGAMOS DEL PUNK UNA AMENAZA"

Al término del juicio, el fiscal Fernando Burgos ha elevado a definitiva su petición al argumentar que las cuentas de Twitter y Facebook coincidían en sus fotografías y el lema 'Hagamos del punk una amenaza' y los comentarios estaban escritos en primera persona.

"Todos sabemos que no llevan la huella digital o número de DNI de las personas que lo utilizan y es muy difícil la identificación, pero se ha iniciado una investigación criminal y las conclusiones son obvias", ha señalado el representante del Ministerio Público, para manifestar que Sánchez ha tenido múltiples oportunidades de denunciar la usurpación de su identidad y no lo ha hecho.

Finalmente, la defensa del abogado ha pedido su libre absolución por la ausencia de "pruebas directas" que vinculen a su representado con esos perfiles y los "errores" de la "mala instrucción" realizada en este curso, a la que nunca ha llegado el informe sobre el teléfono que le fue incautado ni ningún análisis sobre la IP de su ordenador.

Según el escrito provisional de acusación de la Fiscalía, Sánchez publicó, desde el 28 de enero de 2013 hasta el 21 de agosto de 2014 mensajes en Twitter alentando a ETA a volver a cometer atentados, reivindicando sus acciones y burlándose de las víctimas del terrorismo con el fin de "menospreciarlas y humillarlas".

Entre otros comentarios, difundió un mensaje sobre el asesinato del almirante Carrero Blanco en 1973 en el que se podía leer "insultarlo 30.000 euros de multa, darle un tartazo 9 años de cárcel, verlo volar no tuvo precio". "No sé por qué criticamos a ETA, si es la organización que más ha combatido contra los coches oficiales", fue otro de los tuits.