Carod Rovira ve con "estupefacción, incomprensión y desconcierto" la actuación de los independentistas catalanes

Josep Lluís Carod-Rovira
PHOTOGRAPHER: CHRISTOPHE GLAUDEL
Publicado 31/01/2018 10:18:34CET

Cree que, si hay elecciones, no ganarán los constitucionalistas pero habrá consecuencias para el que aparezca "como freno independentista"

BILBAO, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de ERC y exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep-Lluís Carod Rovira, ha afirmado que ve "con una mezcla de estupefacción, de incomprensión y desconcierto" la actuación de la parte independentista porque "hay cosas que no se están haciendo bien", aunque ha reconocido que el contexto no es "nada fácil", de "represión del Estado español que llega a unos límites máximos".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Carod Rovira se ha referido a la decisión del president del Parlament, Roger Torrent, de posponer el pleno de investidura "ante lo que se venía encima", porque supondría que se encausara a la Mesa de la Cámara, la prolongación de la estancia en prisión de los que están la cárcel y la vuelta centros penitenciarios de algunos diputados con medidas condicionales.

Además, cree que, si se hubiera investido a Carles Puigdemont telemáticamente, sería de "carácter más político simbólico icónico" que "real y efectivo". "Desde ese punto de vista, ha evitado todo esto", ha añadido.

A su juicio, el independentismo, "desde el punto de la dirección política e institucional, tiene un problema grave de relato, de guión y de administración del tiempo".

"Hay gente en la cárcel, hay gente que tiene que pagar multas y hay gente que está en el exilio. Por eso, uno esperaba, quizá, más visión política de más largo alcance y no esperar al último momento para tomar ciertas decisiones que no ayudan al avance del movimiento", ha indicado.

No obstante, cree que, "por errores que se cometan" desde el independentismo, "al final, siempre hay un Gobierno de España que nos echa una mano y comete alguna barbaridad, con lo cual la sociedad catalana vuelve a hacer piña y vuelve a avanzar".

"Hay un problema de relato que existe, como mínimo, desde el 1 de octubre y hay que saber administrar el calendario en función de la fuerza social de la que dispones", ha indicado.

PUIGDEMONT

Josep-Lluís Carod Rovira ha dicho que tiene que ser el propio Carles Puigdemont el que decida si quiere echarse un lado y, luego, saber si todos los partidos están de acuerdo con esta decisión. "No parece que Junts per Catalunya esté muy de acuerdo con la decisión de que Puigdemont dé un paso al lado ni tampoco parece que la CUP esté de acuerdo, con lo cual, otro candidato difícilmente en estos momentos podría conseguir la mayoría", ha subrayado.

Sin embargo, ha advertido de que, "si esto no es así", se iría a otras elecciones catalanas. En este sentido, ha avisado que, "tal como están las cosas y los ánimos en Cataluña", el partido que aparezca "como un freno independentista, puede tener consecuencias de tipo electoral", en casi de que no haya un nombre que reúna tanto apoyo como con el que cuenta en este momento Puigdemont.

A su juicio, "en absoluto" unos nuevos comicios beneficiarían a los constitucionalistas, "después de las declaraciones que ha habido de fanfarronería siciliana o de matonismo napolitano por parte del señor Casado, recordando al president del Parlament que tiene un padre e hijos y que, por tanto, se atenga a lo que tenga que atenerse".

"Esto son amenazas propias de otras culturas políticas que no es la nuestra", ha aseverado, para recordar que este mismo dirigente popular recordó a Carles Puigdemont "cómo terminó su vida el president Companys". "Esto aquí no hace nada más que encender el fuego y yo no creo, en absoluto, que unas nuevas elecciones perjudicasen al independentismo, sino precisamente todo lo contrario", ha manifestado.

Para el exlíder del ERC, el independentismo gana "a cada nuevo paso que se da porque, por parte del Gobierno español, no existe ninguna propuesta política, sino solo porras, multas, cárcel o exilio".

Además, ha dicho que "habrá que ver cuánto tiempo el Gobierno español podrá sostener" la intervención de la autonomía catalana. "La base de la pirámide es la sociedad catalana y este pueblo está muy organizado", ha apuntado.

ERRORES

Carod-Rovira ha señalado que, "quizá a medida que uno va subiendo en la escala de la pirámide, pueden empezar a detectarse ciertos errores al tomar determinadas decisiones". "Pero aquí se ha visto que se puede paralizar el país, que una huelga general puede tener unas consecuencias directas", ha indicado.

El exexvicepresidente de la Generalitat ha admitido que no hay estructuras de Estado en Cataluña, salvo "una sociedad catalana organizada". "Ésa es la mayor estructura de Estado que existe en Cataluña", ha señalado.

En su opinión, "esa capacidad de movilización pacífica y democrática no se encuentra en ninguna parte". "Otra cosa es si, en su momento, ha habido o no un error político al confundir una mayoría parlamentaria con una mayoría social", ha manifestado.

Para Josep-Lluís Carod Rovira, "son dos cosas distintas y, seguramente, el Gobierno catalán se lanzó a la piscina sin que tuviera todavía el suficiente nivel de agua para poder hacerlo". "En todo caso, los procesos de independencia en todo el mundo, no son de un día ni de dos ni de cuatro. Son procesos más largos y éste es el proceso en el que se encuentra Cataluña", ha afirmado.

INDEPENDENCIA

Tras considerar que en un referéndum ganaría la independencia, ha subrayado que "determinados pasos hay que darlos cuando uno tiene datos que le permiten hablar con certeza de que hay una mayoría social" suficiente. "Y poner fechas, como se puso en su momento, no creo que fuese el gesto más inteligente", ha explicado.

Carod Rovira no tiene "ninguna duda" de que, en el momento en el que "la mayoría social en Cataluña esté mucho más consolidada, la unilateralidad tendrá más posibilidades de éxito", incluso en la comunidad internacional, que se rige "por intereses". "Y hablo de unilateralidad porque parece que, por la parte española, más allá de la porra, no existe ninguna otra propuesta", ha señalado.