Detenidos en Francia los jefes de ETA David Pla e Iratxe Sorzabal

282612.1.1280.731.20150922130954
Vídeo de la noticia
Actualizado 23/09/2015 8:55:09 CET

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades francesas han detenido hoy en Francia a los jefes de la banda terrorista ETA David Pla Martín e Iratxe Sorzabal, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

   Pla y Sorzabal ocupaban desde hace años la dirección del aparato político de la dirección, único que se mantenía especialmente activo, tras el cese definitivo de la violencia por parte de la organización terrorista en octubre de 2011.


   Francisco Flores es la identidad de otro de los detenidos que se ha saldado con el arresto de los jefes de ETA David Pla e Iratxe Sorzábal en el sur de Francia, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. Ramón Sagarzazu es otro de los detenidos. 

   Los dos jefes etarras, David Pla e Iratxe Sorzabal, se encontraban en una casa rural de la localidad de Saint-Étienne-de-Baïgorry, Departamento de Pirineos Atlánticos (64), cuando se ha producido su detención.

   La detención ha sido fruto de la estrecha colaboración entre la Guardia Civil y la Direction Générale de la Sécurité Intérieure (DGSI) francesa.

   La Operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones, según el ministerio del Interior.

   El Ministerio del Interior ha emitido un comunicado en el que informa del "contundente" golpe asestado a ETA en la 'operación Pardines' en la que han sido arrestados David Pla e Iratxe Sorzábal, máximos dirigentes de ETA. Desde el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, indican que la banda "no sólo se queda sin dirección", sino que "dificulta sobremanera pueda perpetuarse como un agente influyente en el escenario político y social".

   "Ambas detenciones constituyen un fuerte golpe para la banda terrorista, ya que supone la eliminación de la estructura de dirección encargada de gestionar el arsenal armamentístico y explosivo de que aún dispone ETA", añade la nota en la que se informa además de la detención de del propietario de la casa en la que se encontraban los terroristas y una cuarta persona sobre la que no se ha precisado su identidad.

   Los detenidos, máximos responsables de ETA en estos momentos, dirigían el 'aparato político' de la banda terrorista. "La operación constituye un contundente golpe a las estructuras de ETA, ya que supone la eliminación de la estructura de dirección encargada de gestionar el arsenal armamentístico y explosivo de que aún dispone la organización terrorista", precisa Interior, que ve en estas detenciones "otro importante paso hacia el desmantelamiento definitivo de las mismas".

CUARTO DETENIDO


   Ramón Sagarzazu es otro de los detenidos este martes en el marco de la 'operación Pardines'. 

   Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, alias 'Ramontxo', era considerado el jefe del aparato internacional de ETA cuando fue detenido el 23 de mayo de 2005 junto a Oier Goitia y el francés Bernard Sansebastián, integrantes del mismo aparato, en un operativo en el que se incautaron 125 kilos de nitrato amónico en uno de los registros efectuados.

   Es hijo del veterano etarra Ramón Sagarzazu Olazaguirre, uno de los responsables de las finanzas de ETA. Alias 'Xempe', fue absuelto en el juicio por el caso faisán, en el marco del cual reconoció haber formado parte de la organización terrorista hasta 1986. Residió en Cuba hasta que regresó a Francia y posteriormente al País Vasco.

   El arrestado este martes en Francia, natural de Oyarzun, fue detenido el 9 de julio de 1997 en el aeropuerto internacional de Caracas, en Venezuela, por colaboración con ETA, vinculado entonces con el "aparato de mugas" (paso de fronteras) de la banda terrorista.

   El presunto etarra intentó previamente entrar en Holanda a través del aeropuerto de Amsterdam, pero las autoridades de este país le denegaron el acceso ya que portaba documentación falsa, y le reenviaron a Venezuela, de donde procedía el vuelo en el que llegó a la capital holandesa.

   A principios de los noventa ya había sido detenido en Francia y expulsado por las autoridades galas a España, donde estuvo un tiempo en prisión. El Gobierno de Venezuela le dejó en libertad y le acogió como residente, tras estar detenido 35 días en Caracas, acusado por las autoridades españolas de colaborar con la banda terrorista ETA.

   Regresó a Francia a principios de 2002 y sustituyó a Peio Esquisabel, detenido en abril de 2005, al frente del aparato internacional de la banda. Fue arrestado un mes después, el 23 de mayo, y cumplió condena en el país galo hasta 2012.