Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 27/02/2013

IU pedía su prohibición

El PP rechaza instar a Interior a suspender ya el uso de las pelotas de goma porque no hay medio más disuasorio y eficaz

El PSOE exhibe en el Congreso el material de los antidisturbios: "No hace falta ser un experto para imaginarse el daño que puede causar"

   MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El PP ha rechazado este miércoles en el Congreso apoyar una iniciativa del PSOE que pretendía instar al Gobierno a suspender "inmediatamente" el uso de pelotas de goma por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y sustituir este tipo de material disuasorio por otros dispositivos similares menos lesivos. También se ha opuesto a un texto de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) que pedía directamente la prohibición de las pelotas de goma.

   El texto al que el PP ha adelantado su rechazo instaba al Ministerio del Interior a "dar instrucciones precisas para que se suspenda inmediatamente el uso de las pelotas de goma" por parte de las Fuerzas de Seguridad, reemplazándolas por "otros dispositivos disuasorios menos lesivos" cuyo uso "tenga un potencial menos dañino y que no pueda en ninguna circunstancia causar graves lesiones e incluso la muerte de personas".

   El secretario primero de la Mesa de la Comisión de Interior, Federico Cabello, ha sido el encargado de fijar la posición del PP durante el debate de las proposiciones no de ley del PSOE y la Izquierda Plural. Ha defendido el uso que hacen los agentes de estos dispositivos para, según ha dicho, "restituir la seguridad ciudadana" y permitir el ejercicio del derecho de manifestación. A su juicio, hoy por hoy no existe ningún otro medio "disuasorio" que sea más "eficaz" que las pelotas de goma.

SE USAN CON "MESURA"

   Tras subrayar que es "esencial" que quienes utilizan este material tengan una "formación especializada", Cabello ha dicho estar convencido de que cuando los agentes las usan lo hacen siempre de acuerdo al principio de "proporcionalidad" e incluso "con mesura". Así lo demuestra, desde su punto de vista, el hecho de que cuando se producen disturbios en manifestaciones el número de heridos entre los policías suele ser "igual o superior" al que se registra entre los manifestantes.

   Durante su intervención, el socialista Carlos Corcuera ha mostrado a sus compañeros una pelota y una bala de goma de las que utilizan los agentes. "No hace falta se un experto para imaginarse el daño que puede ocasionar esta pelota", ha dicho.

   Corcuera ha exhibido este material antidisturbios, después de recordar el caso de Esther Quintana, quien perdió un ojo tras recibir un pelotazo durante la manifestación de la huelga general del pasado 14 de noviembre en Barcelona, y el de otra manifestante llamada Consuelo que también fue herida por una pelota de goma durante los disturbios que se produjeron en la denominada Marcha Minera de Madrid el pasado mes de julio.

   El portavoz del PNV, Emilio Olabarria, ha mostrado su apoyo a la iniciativa del PSOE, pero ha acusado de "maniqueismo" a los socialistas por defender ahora que se dejen de usar las pelotas de goma cuando bajo mandato del PSOE se han producido, según sus cálculos, una veintena de muertes por su utilización.

CiU PIDE UN ESTUDIO "SERIO"

   Desde Izquierda Plural, su portavoz de Interior, Ricardo Sixto, ha defendido su proposición no de ley abogando expresamente por la prohibición del uso de las pelotas de goma por parte de la Policía, la Guardia Civil y todas las policías autonómicas.

   En representación de CiU, su portavoz de Interior, Jordi Jané, ha admitido que este asunto requiere "una solución" pero que ésta ha de adoptarse después de realizar un estudio "serio" sobre las consecuencias de la utilización de este tipo de material. Por eso ha defendido que sea Interior quien elabore ese estudio y lo remita a la Cámara en un plazo de seis meses.

Cargando el vídeo....
 
 

© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.