El cuatripartito deroga la ley de Símbolos con el rechazo frontal de UPN, PSN y PPN

Publicado 30/03/2017 12:16:12CET

Los parlamentarios de UPN y PPN se han ausentado del debate tras un rifi-rafe por la exhibición de banderas de Navarra y la republicana

PAMPLONA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, las cuatro formaciones que sustentan el Gobierno foral, han hecho valer su mayoría en el pleno del Parlamento de este jueves para derogar la ley de Símbolos de Navarra, una propuesta que ha contado con el rechazo de UPN, PSN y PPN, que han dedicado duras críticas al cuatripartito y a la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos.

La ley deroga la norma de 2003, que prohibía ondear la ikurriña en los ayuntamientos, y mantiene como himno de Navarra el denominado 'Himno de las Cortes' "en tanto en cuanto no se apruebe una nueva ley foral de Símbolos".

El debate de la derogación de la ley de Símbolos ha comenzado con polémica por el despliegue por parte de los representantes de UPN y PPN de banderas de Navarra en sus escaños, mientras que los dos parlamentarios de Izquierda-Ezkerra han exhibido la bandera republicana, que regionalistas y 'populares' han considerado "inconstitucional".

La presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez, ha suspendido el pleno durante unos minutos y al reanudarse ha pedido a los partidos que retiraran las banderas de sus escaños. La formación regionalista se ha negado y en ese momento I-E ha vuelto a exhibir la bandera republicana. Esto ha provocado que los parlamentarios de UPN y PPN hayan abandonado el pleno, en el que sólo han estado presentes los portavoces de ambos partidos, Javier Esparza y Ana Beltrán, respectivamente, para intervenir en su turno de palabra. En el momento de la votación, los parlamentarios regionalistas y 'populares' han vuelto al hemiciclo.

DEFENSA DEL CUATRIPARTITO

Para defender la propuesta, el parlamentario de EH Bildu Adolfo Araiz ha puesto en valor que con la derogación de la ley de Símbolos se pone fin a una norma "excluyente y prohibitiva" y les ha dicho a los representantes de UPN, PSN y PPN que "no se froten las manos con el dictamen del Consejo de Navarra" porque, según ha dicho, "la partida política y jurídica no ha hecho más que empezar".

Araiz ha negado que se "vaya a imponer" la ikurriña a ningún ayuntamiento, sino que "lo que planteamos es un modelo de tolerancia y autonomía municipal" y ha asegurado que "tampoco desaparecen los símbolos de Navarra". Además, ha defendido que con la derogación de la ley de Símbolos "ni se hunde el mundo, ni se hunde Navarra".

DUROS REPROCHES DE ESPARZA

Por el contrario, el presidente de UPN, Javier Esparza, se ha dirigido a la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, a quien le ha dicho que EH Bildu, "saliendo a defender esta proposición de ley, acaba de demostrar quien manda en esta comunidad". "Esto me duele mucho, pero ese dolor me da fuerza para dentro de dos años formar una mayoría suficiente que de sostén a un Gobierno para todos los navarros, no un Gobierno sectario como el que está presidiendo usted", le ha reprochado a la jefa del Ejecutivo.

Según ha expuesto, "hoy es un día triste para mucha gente en Navarra" y ha recriminado al cuatripartito que "hoy va a consumar una de las mayores deslealtades con Navarra". En este sentido, ha avanzado que UPN va a tomar "todas las acciones legales posibles para que este disparate y desprecio a la mayoría social de los navarros y a la bandera de Navarra no sea efectivo". "En el momento en el que algún ayuntamiento coloque una ikurriña, UPN lo denunciará ante los tribunales", ha subrayado.

En representación de Geroa Bai, Koldo Martínez ha sido muy crítico con "el numerito que una parte de este Parlamento ha dado hoy" con el rifi-rafe por las banderas y la ausencia en la sesión de los parlamentarios de UPN y PPN y ha puesto de relieve que, a la vista del dictamen del Consejo de Navarra, la derogación "no puede tacharse de inconstitucional como le hubiera gustado" a ambos partidos.

"Navarra no pierde sus símbolos", ha expuesto Martínez, quien ha sostenido que "no hay vacío legal cuando la sociedad delibera, vota y decide poner uno u otro símbolo junto a los oficiales". "La incertidumbre jurídica la crean quienes amenazan la autonomía local, no otros", ha planteado el parlamentario de Geroa Bai, quien ha dicho a los parlamentarios de UPN y PPN que "somos tan navarros como ustedes o más".

Por parte de Podemos, Mikel Buil ha puesto de relieve que "hoy derogamos la polémica ley de Símbolos que durante 14 años ha prohibido la convivencia de nuestros símbolos oficiales con cualquier otro, una ley excluyente que ha generado cantidad de penalizaciones y sanciones en los ayuntamientos navarros".

"No estamos dejando a Navarra sin símbolos, no estamos insultando a nadie, se trata de no penalizar la convivencia, la pluralidad y la democracia en nuestra simbología oficial", ha reivindicado Buil, quien ha considerado que "esta derogación es un primer paso hacia una nueva política y una nueva identidad basada en la inclusión, una visión respetuosa que no se base en la prohibición".

Por su parte, la socialista María Chivite ha considerado que "no es una cuestión baladí quién ha defendido la proposición de ley (EH Bildu)", y que "tampoco es baladí los consejeros presentes en el debate, las dos consejerías propuestas" por la coalición abertzale (Isabel Elizalde y María José Beaumont). En su opinión, "este no es un tema prioritario para la ciudadanía, pero sí prioritario para el proyecto nacionalista vasco, que se niega a aceptar que en Navarra no tiene un apoyo mayoritario".

Ha advertido de que la derogación de la ley de Símbolos "va a generar inseguridad jurídica" y ha defendido en todo momento que "la mayoría de la ciudadanía navarra se siente sólo navarra". "Tenemos unos símbolos que representan a Navarra y que incluyen a todas las personas, sin excluir a nadie", ha reivindicado.

La portavoz del PPN, Ana Beltrán, que ha colocado en el atril una bandera de Navarra mientras intervenía, ha reprochado a Uxue Barkos que con su voto "va a dejar huérfana de identidad a Navarra" y le ha exigido que "no se esconda en otros, porque esta ley es suya". "Puede derogar cuantas leyes quiera, pero no tiene derecho a colocar la ikurriña", le ha dicho.

Ha criticado que "desoigan el dictamen del Consejo de Navarra, el máximo órgano consultivo de la Comunidad foral", un informe "claro y contundente", y ha criticado que Barkos "ha dividido a los navarros". "Hoy va a votar por la fractura social y la división de los navarros, va a perder legitimidad para ser presidenta de esta comunidad", ha planteado.

Finalmente, desde Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin también ha considerado que "la ley foral de Símbolos de 2003 reflejaba una posición fundamentalista en materia de uso de símbolos por parte de los ayuntamientos, ya que su objetivo era prohibir y sancionar". "Navarra es una tierra plural en lo ideológico y sus identidades. Las instituciones y sus símbolos no deben ser excluyentes, sino dar cauce y cabida a esa pluralidad", ha argumentado.

Ha expuesto que "con esta norma sólo derogamos esa ley que prohibía y sancionaba" y ha remarcado que "no sabemos si estaremos en disposición o no de traer una nueva ley que la sustituya". "Tampoco creemos que sea estrictamente necesario porque los símbolos oficiales están establecidos en el Amejoramiento", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies