¿Vivimos inviernos más cálidos que nuestros abuelos?

Vivimos inviernos más cálidos que nuestros abuelos
EUROPA PRESS
Actualizado 10/01/2017 17:44:01 CET

MADRID, 10 Ene. (EDIZIONES) -

La comunidad científica ha puesto el foco de atención en el 2016 en el aumento de temperatura del Ártico, que se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta. De hecho, la temperatura media anual del aire sobre el Ártico es ahora de 3,5 grados más cálida de lo que era 1900, pero para ver cómo está cambiando la temperatura del planeta no hace falta acudir al hielo del Ártico.

La temperatura en España tiene, especialmente desde mediados de los años 70 hasta el 2000, una tendencia general creciente que se observa a simple vista al ver la evolución de la temperatura media calculada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para la España peninsular y Baleares durante periodo 1965-2010.

"El aumento de temperaturas es algo incontestable en España. En la monitorización que hacemos lo vemos de manera muy notable desde los años 70 para acá", ha señalado a europapress.es el portavoz de la AEMET Enesto Rodriguez Camino.

Este aumento de temperatura se traduce en inviernos menos fríos que los que vivieron nuestros mayores y veranos más calurosos. Tanto el invierno de 2015-2016 como el verano de 2016 fueron considerados por la AEMET como "muy cálidos", con un aumento de 1,65 grados y 1,2 grados, respectivamente, sobre la media del periodo 1981 a 2010.

La información continúa después del interactivo

En las proyecciones hacia el futuro este aumento de la temperatura se nota más en verano que en invierno, según el experto, aunque el incremento del calor en invierno tiene consecuencias "más palpables": "Se suele decir que antes nevaba más y hay registros que lo confirman".

"En un entorno de 0 grados, una variación pequeña de temperatura puede suponer que una precipatación no pase de ser de lluvia a nieve", explica Rodríguez. En verano también ha aumentado la temperatura, pero no siempre se percibe tan claramente los efectos de este incremento. "No hay consecuencia tan palpables como que nieve o que no nieve".

El aumento de temperaturas es algo incontestable en España

El cambio de temperaturas se nota incluso a nivel local. El gráfico incluido en esta noticia, construido a partir de los registros históricos de las estaciones climatológicas españolas incluidas en la base de datos de la European Climate Assessment and Dataset (ECA&D), muestra cómo ha cambiado los inviernos (diciembre, enero y febrero) desde el siglo pasado hasta ahora en un centenar de puntos de la Península.

"Las ciudades han crecido y existe un efecto de calentamiento local. Una ciudad como Madrid no es lo mismo que hace 50 años", señala Rodríguez. En general, en las proyecciones hacia el futuro que realiza la AEMET los cambios se notan más "en las zonas de interior que costera y más en la zona al sur que en latitudes más altas", aunque también existen "microclimas" que varían según distintos factores.

Al comparar el invierno de 2016 con el comienzo de la serie histórica, que en algunos casos se remonta a 1900, el aumento de temperaturas se nota en la gran mayoría de estaciones climatológicas españolas.

VERANOS MÁS CALUROSOS

Este mismo aumento de temperaturas se observa al comparar los registros históricos de las estaciones incluidas en la ECA&D para el verano (junio, julio y agosto) con las mismas temperaturas medias alcanzadas en 2016.

Como ocurre con el invierno, la gran mayoría de estaciones registran aumentos de temperaturas medias al comparar el inicio de la serie histórica con el verano de 2016 con aumentos de temperaturas que superan en algunos casos los tres grados, como ocurre en la estación de Madrid-Retiro o Ciudad Real.