Mujeres con puestos de responsabilidad en la Iglesia española proponen dialogar con "los feminismos"

Natalia Peiró, Mirian Cortés, Teresa Compte, Clara Pardo y Fernando Prado
EUROPA PRESS
Publicado 08/03/2018 9:27:49CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Mujeres que ocupan cargos de responsabilidad en la Iglesia Católica española junto a la autora del libro 'Diez cosas que el Papa Francisco propone a las mujeres' han propuesto que la Iglesia se siente a dialogar con "los feminismos" para trabajar por los derechos de las mujeres y por las reivindicaciones que les unen como la lucha contra la gestación subrogada, la prostitución o la trata.

Así lo han indicado este miércoles 7 de marzo en la Fundación Pablo VI, en Madrid, durante una mesa redonda a raíz de la publicación del libro 'Diez cosas que el Papa Francisco propone a las mujeres' (Publicaciones Claretianas), que ha sido moderada por el director de la editorial, Fernando Prado, que ha sugerido hablar de "feminismos", en plural, en vez de "un feminismo sin matices" y que ha indicado que el Papa Francisco como la Iglesia son "aliados feministas".

"Desde la Ilustración, la Iglesia se ha sentado a dialogar con todo el mundo y con el único movimiento que no lo ha hecho es con los feminismos, ya va siendo hora de hacerlo", ha defendido la autora del libro, María Teresa Compte, una propuesta que ha suscrito la secretaria general de Cáritas Española, Natalia Peiró.

"Es fundamental. Y una de las cosas que nos pide el Papa es que estamos llamados a la cultura del encuentro y el encuentro es también con los feminismos, entre hombres y mujeres, entre muchas partes que deben encontrarse para caminar hacia una sociedad mejor", ha subrayado Peiró.

En esta línea, la rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Mirian Cortés, ha apuntado que "la Iglesia apoya plenamente a la mujer y es feminista" al igual que considera que "la sociedad y los hombres tienen que ser feministas y defender los derechos de la mujer". De hecho, ha opinado que "Jesucristo fue el primer feminista de la historia".

En concreto, ha recordado el pasaje del Evangelio en el que Jesucristo habla a solas con la samaritana, "algo impensable" en aquella época y que hizo "escandalizar" a los apóstoles, según ha recordado. "Él habla con la mujer con toda naturalidad, rompiendo barreras de sexo", ha indicado.

Además, las ponentes también se han referido a la preocupación que el Papa Francisco muestra en la carta que sirve como prólogo al libro, sobre la posibilidad de que el papel de servicio se deslice en el caso de la mujer hacia papeles más bien de "servidumbre" dentro de la Iglesia.

En este sentido, Compte ha criticado que se produzcan situaciones de trabajo mal o nada remunerado como las que han denunciado algunas religiosas en un suplemento femenino del diario oficial del Vaticano 'L'Osservatore Romano' y ha defendido que "la vocación no puede ser sinónimo de poder ser explotado".

MÁS ALLÁ DE NO PODER SER SACERDOTES

En esta línea, las participantes en la mesa redonda han coincidido en que los problemas de la mujer en la Iglesia van mucho más allá de la imposibilidad de ser sacerdotes. En concreto, se han referido al acceso a un ministerio estable laical o a la mayor presencia de mujeres en las tareas de reflexión teológica, así como en noviciados y seminarios.

Por otro lado, la secretaria general de Cáritas Española y la presidenta de Manos Unidas, Clara Pardo, han advertido de la relación que existe entre desigualdad y pobreza.

"La pobreza tiene rostro de mujer", ha avisado Pardo, al tiempo que ha expuesto algunas cifras que ponen de manifiesto que en todo el mundo las mujeres son las que mayoritariamente sufren pobreza, analfabetización y múltiples formas de violencia como la mutilación genital femenina o la trata con fines de explotación.

POLÍTICA DE APOYO A LA FAMILIA

Finalmente, en el ámbito de la sociedad española, las participantes han defendido la necesidad de que un mayor porcentaje de mujeres ocupen cargos más altos así como de fomentar la conciliación ya que han coincidido en la dificultad que tienen ellas para promocionar, sobre todo, a la edad de tener hijos.

Además, han reconocido que uno de los principales problemas es "la falta de reconocimiento a las familias" hasta el punto de que parece estar "penalizado" tener hijos. Por ello, la secretaria general de Cáritas Española ha propuesto empezar por "una política de apoyo a la familia" para que "otras muchas desigualdades se puedan eliminar".