Musulmanes alertan de un "repunte" de delitos de odio en España

Actualizado 25/06/2015 18:30:24 CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los musulmanes advierten de un "repunte" del discurso y los delitos de odio en España hacia los ciudadanos que profesan el Islam, desde los atentados de París, según revela un informe de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y el Observatorio Andalusí sobre la situación del ciudadano musulmán y la islamofobia en España.

El estudio, al que ha tenido acceso Europa Press, precisa que "avanzando el año se percibe en el entorno europeo un progresivo avance en el discurso de odio seguido del aumento de delitos de odio, y discriminaciones", también en España donde "comienzan a repuntar estas tendencias finalizando el año 2014 e iniciando 2015 tras los sangrientos atentados en París el día 7 de enero".

También avisan de un aumento de la "retórica islamófoba" en algunos sectores políticos, aunque destacan "una tónica general responsable de los partidos mayoritarios para que la repulsa contra el terrorismo internacional no se convierta en una repulsa contra los musulmanes".

Los autores del informe, advierten de que el "goteo" de informaciones con contenido "negativo" sobre el Islam y los musulmanes puede afectar "desde edades tempranas" y conformar "improntas culturales de morofobia y de islamofobia".

PROFANACIONES, AGRESIONES Y DISCRIMINACIÓN

Concretamente, los musulmanes recogen en el documento casi una treintena de casos de denuncias, delitos de odio, profanaciones, provocación a la discriminación o denegación de servicio. No obstante, al mismo tiempo observan un mayor trabajo de prevención policial contra los delitos de odio.

Entre estos incidentes, destacan el caso ocurrido en el País Vasco cuando un conductor de autobús de Vitoria le negó la entrada a una mujer con nicab; el de un árbitro de origen marroquí de 16 años que tuvo que ser hospitalizado tras recibir una paliza del padre de un jugador; el lanzamiento de un cóctel molotov dentro de una Mezquita de Tarragona; las declaraciones del alcalde de Vitoria sobre el colectivo marroquí que "viene a vivir de las ayudas sociales"; o varias agresiones a internos de los CIE.

Concretamente, el informe constata que un sector de la población, variable según ciudades y edades continúa sintiendo "fuertes reticencias" a la visibilidad de templos y cementerios y que se han "enquistado" algunos conflictos en los que los poderes públicos "no hacen prevalecer el derecho fundamental a la libertad religiosa".

En este sentido, citan "permisos arbitrarios, normas contradictorias, autorizaciones que no llegan e inspecciones constantes y meticulosas" por parte de algunos ayuntamientos. "La normativa relativa a la apertura y gestión de lugares de culto es el principal caballo de batalla de todas las minorías religiosas en España", asegura el responsable de la Comisión Islámica de España y presidente de la UCIDE, Riay Tatary.

Estos obstáculos surgen con la apertura de lugares de culto pero también con los cementerios ya que, del total de los 8.119 municipios españoles en los que existen 1.279 comunidades religiosas, solo 24 poseen lugar para enterramiento islámico, la mayoría parcelas en cementerios, cuando en el pasado llegaron a existir más de una treintena de cementerios para musulmanes.

CLASE DE RELIGIÓN

Los musulmanes españoles también recogen en el estudio otros problemas con los que se encuentran, por ejemplo, en el ámbito educativo donde se encuentran con administraciones que no ofertan la clase de religión islámica en sus impresos de matrícula y con una cifra congelada de 47 profesores de religión musulmana.

También denuncian la situación en las cárceles, donde algunos asistentes religiosos musulmanes "no son autorizados" a entrar por "prejuicios"; en el Ejército, donde "el Ministerio de Defensa no parece dispuesto a contratar imanes castrenses" aun existiendo alguna
unidad de mayoría musulmana como las Unidades de Regulares; y en los hospitales pues "las Consejerías de Sanidad no parecen interesadas" a contratar imanes.

Finalmente, en el texto mencionan la aprobación de la Ley para la concesión de la nacionalidad española a los judíos sefardíes y precisan que "puede suponer un agravio para otros" como "los moriscos", descendientes de los cerca de 300.000 musulmanes que también fueron expulsados por la monarquía católica en 1609.