Ros (PSOE) denuncia que el PP no lucha contra la violencia de género tras la suspensión laboral del juzgado balear

Publicado 06/04/2018 20:38:08CET

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Violencia de Género del PSOE, Susana Ros, ha apoyado este viernes la exigencia del gobierno balear al Ministerio de Justicia para que solucione "de forma inmediata" la suspensión temporal del reparto de las guardias del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Palma, acordada el pasado miércoles por falta de funcionarios, y ha denunciado que "la lucha contra la violencia de género no está en la agenda política del PP".

Ros ha denunciado que Baleares es la comunidad "con la tasa más alta de víctimas de violencia machista y es una falta de previsión e inversión del Gobierno del Partido Popular, que sabía con anterioridad cómo era la situación de este juzgado", lo que a su juicio supone "una prueba más de la dejadez y pasotismo del PP" en la lucha contra la violencia de género.

La dirigente del PSOE ha denunciado que "el Pacto de Estado contra la Violencia de Género es otra estafa política del Partido Popular" porque en los Presupuestos presentados "solo figuran 80 de los 200 millones comprometidos".

También ha remarcado que el pacto contemplaba cuatro meses para que el Gobierno central negociara con autonomías y ayuntamientos "un plan de acción para poner en funcionamiento las más de 200 medidas acordadas y su financiación y el Gobierno está agotando los plazos sin hacer nada".

Por último, Ros ha subrayado que los socialistas han pedido una reunión de urgencia con la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, al respecto de estos "incumplimientos".

SUSPENSIÓN TEMPORAL DEL REPARTO DE GUARDIAS

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) acordó el pasado miércoles 4 de abril "suspender temporalmente" de reparto al Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Palma por la "grave situación" en que se encontraba por la falta de funcionarios.

La medida se acordó en espera de que el juzgado número 1 cuente en plazo razonable con una plantilla suficiente para afrontar su guardia y, en todo caso, por plazo máximo de un mes. La suspensión afecta únicamente a las guardias, que pasarán a tramitarse en el Juzgado de Violencia número 2, y no al reparto de los asuntos ordinarios.