Condenado un monitor deportivo que trató de introducir 300 pastillas de Trankimazín en El Acebuche

Publicado 07/02/2015 11:19:36CET

ALMERÍA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a un año y seis meses de prisión a un hombre de 30 años que trabajaba como monitor deportivo en el centro penitenciario de El Acebuche, en Almería, después de que fuera sorprendido por los funcionarios de la prisión con 300 pastillas de Trankimazín en su bolsa antes de entrar en el centro para ejercer su trabajo.

La sentencia de conformidad dictada por el magistrado Manuel José Rey declarar probado que en la tarde del 7 de mayo de 2012 el acusado, que carece de antecedentes penales, se disponía a iniciar su jornada como monitor en el centro penitenciario donde estaba empleado cuando fue sorprendido con 300 pastillas del ansiolítico, que había ocultado en una mochila.

Así, el fallo apunta que el acusado pretendía destinar la sustancia al consumo de los internos en el centro penitenciario, lo que no logró debido a que los funcionarios llegaron a interceptar la mercancía considerada como sustancia estupefaciente que no daña de manera grave la salud.

El juez recuerda que este medicamento contiene como principio activo alprazolam, que es la sustancia estupefaciente, de forma que la cantidad de comprimidos que portaba alcazaba un valor económico estimado de 1.140 euros.

El acusado fue condenado además al pago de 2.000 euros de multa y a la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión o cualquier otra relacionada con ser monitor deportivo durante un año. No obstante, y partiendo del informe favorable del Ministerio Fiscal, el juez acuerda suspender la pena durante un periodo de tres años siempre que el acusado no vuelva a delinquir durante ese periodo.