Detenidos los seis presuntos autores de hasta 25 robos en comercios de la provincia de Almería

POLICÍA DE ALMERÍA
Publicado 03/05/2019 11:33:56CET

ALMERÍA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Una nueva colaboración entre agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Almería ha permitido desarticular un grupo criminal muy activo que supuestamente estaba compuesto por seis personas de nacionalidad española y que estaba especializado en robos con fuerza durante las horas nocturnas en el interior de establecimientos y comercios públicos provocando grandes destrozos en los mismos, esclareciéndose hasta un total de 25.

Las investigaciones se iniciaron al verificar un incremento significativo de robos con fuerza en establecimientos públicos durante el horario nocturno y cuyo patrón común era el "modus operandi" empleado, según ha informado la Policía en un comunicado.

Los investigadores comenzaron a finales del año pasado a seguir la pista a un grupo organizado asentado en la capital, aunque rápidamente se pudo constatar que era totalmente itinerante y altamente especializado en los robos dentro de comercios de la provincia de Almería, principalmente en la comarca del bajo Andarax.

En virtud de los diversos canales de coordinación y cooperación policial establecidos al efecto por la Policía Nacional y la Guardia Civil de Almería se vio la necesidad de, tal y como ha sucedido en casos anteriores, establecer una cooperación estrecha entre ambos cuerpos policiales, según ha destacado el cuerpo policial.

Los investigadores verificaron la comisión de hechos delictivos en distintos términos municipales y que, además de estar perfectamente integrados en la sociedad, poseían amplios conocimientos tanto de la orografía como de las diversas vías de escape de la ciudad de Almería y municipios de su entorno.

Esta organización criminal realizaba un estudio y selección previa del establecimiento público que en horas nocturnas finalmente era asaltado y, una vez perfectamente planificado el robo, este era ejecutado por dos componentes especializados en dicha labor específica y, para intentar garantizarse el éxito de sus actos criminales, estos eran desarrollados siempre durante la noche y adoptando medidas para no ser identificados.

Era común que durante los asaltos vistiesen ropas oscuras provistas de capucha, que además ocultasen sus rostros y fueran provistos de guantes para no dejar huellas.

Una vez obtenido el botín, otros dos miembros del grupo criminal trataban de maximizar la rentabilidad de los efectos sustraídos a la mayor brevedad posible, vendiéndolos para ello en el mercado negro, donde obtenían así un beneficio patrimonial con el que poder llevar un alto tren de vida.

DOS FASES

La labor de investigación y esclarecimiento de los hechos resultó muy complicada, según han expolicado, debido a la actitud tremendamente huidiza y por la permanente vigilancia que se autoimponían los investigados en todo momento para no ser descubiertos por los agentes y, de otro lado, por la rápida venta de los efectos sustraídos en los robos perpetrados.

Para garantizar el éxito de las investigaciones, en una primera fase de la operación policial desarrollada por Policía Nacional, se procedió practicar entradas y registros en los domicilios de los supuestos autores, consiguiendo el esclarecimiento de nueve robos con fuerza perpetrados en comercios de Almería. Se intervinieron numerosos objetos procedentes de los robos cometidos y que ya estaban dispuestos por la organización para ser inmediatamente vendidos en el mercado negro.

Así, los agentes de Policía Nacional recuperaron en los registros practicados gran cantidad de herramientas, electrodomésticos, cajas registradoras de caudales, compresores y máquinas expendedoras (de todo tipo) así como otros efectos procedentes de los robos perpetrados.

Igualmente fueron intervenidos tres vehículos que utilizaban para sus desplazamientos, vigilancias y ejecución de los asaltos, así como las herramientas, ganzúas y útiles destinados a la perpetración de los robos.

Tras asegurar las evidencias necesarias de la perpetración de los ilícitos detectados para garantizar una ulterior condena y tras el análisis de los efectos intervenidos, con la organización criminal maltrecha, y ya en una segunda fase acordada con la Guardia Civil; pocos días más tarde, este último cuerpo "asestó el último golpe" y fue posible atribuirle objetivamente a dicho grupo criminal la perpetración de otros 16 robos en comercios de Huércal de Almería, Benahadux, Pechina y Níjar, sobre los que ya existía constancia de su autoría.

Los seis detenidos, cuatro hombres y dos mujeres, han pasado a disposición del Juzgado de instrucción número tres de Almería en funciones de guardia, acusados de los delitos de pertenencia a banda criminal y robo con fuerza.

Contador