Juicio en Almería a una conductora que intentó atropellar a una mujer y chocó contra un muro

Audiencia Provincial de Almería
EUROPA PRESS
Actualizado 09/07/2018 8:02:26 CET

ALMERÍA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería acoge este lunes el juicio contra M.Y.R.M., de 39 años, acusada de un delito de homicidio en grado de tentativa después de que estrellara su vehículo contra las instalaciones de la empresa Primaflor en Pulpí (Almería) al tratar de atropellar a otra mujer, que se salvó tras quedar tendida sobre el capó y agarrada al limpiaparabrisas.

La Fiscalía prevé solicitar para la acusada seis años de prisión por estos hechos al considerar que se dirigió al domicilio de la víctima en su vehículo y esperó a que saliera de su casa con el motor en marcha sobre las 16,00 horas del pasado 3 de septiembre de 2015, de modo que cuando la vio aparecer por la calle "aceleró" el coche "dirigiéndolo contra ella".

De acuerdo con la calificación fiscal, consultada por Europa Press, la conductora no dejó de acelerar mientras perseguía a la víctima con el coche por la calle "hasta empotrarse en el muro de ladrillo de la empresa Primaflor atravesando el mismo" mientras que la perjudicada se encontraba encima del capó bajo la alambrada.

Aun así, la procesada continuó "acelerando el vehículo" aunque no podía avanzar por haber quedado atrapado en los escombros. "No contenta con eso, y al no haber conseguido su objetivo, la procesada se bajó del vehículo con una azada en la mano y la emprendió a golpes" contra la víctima, quien en una de las ocasiones "consiguió sujetar la herramienta evitando que siguiera impactando sobre su cuerpo", según el relato del fiscal.

Pese a la defensa de la víctima y la aparición de un testigo quien consiguió arrebatarle la azada, la acusada habría seguido con la agresión y habría propinado varios "rodillazos en el estómago" a la mujer al tiempo que se habría hecho con algunos de los ladrillos de los escombros para arrojárselos hasta que uno de ellos le impactó en el cuerpo, todo ello al tiempo que le gritaba que "la iba a matar".

La situación no cesó hasta la aparición de la Policía Local en la zona, que intervino el coche y además atendió en un primero momento a la víctima de las múltiples heridas y lesiones que presentaba y de las que tardó en curar unos dos meses, de los que uno estuvo impedida para sus labores habituales.

Además de la pena privativa de libertad, el Ministerio Público también interesa el alejamiento de la acusada a cien metros de la víctima durante un periodo de diez años así como otra década de libertad vigilada y el pago de 3.755 euros por las lesiones, así como el abono de otros 2.145 euros a Primaflor por los desperfectos.