Actualizado 15/12/2020 11:22 CET

La madre de Gabriel espera que el Supremo aprecie ensañamiento por la memoria de su "hijo que no se puede defender"

Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel Cruz, llega a la Audiencia Provincial de Almería en una imagen de archivo
Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel Cruz, llega a la Audiencia Provincial de Almería en una imagen de archivo - Rafael González - Europa Press - Archivo

Patricia Ramírez pide al tribunal que "interpreten como si fuera su pequeño"

ALMERÍA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel Cruz, asesinado con ocho años en un finca de Rodalquilar en Níjar (Almería), ha afirmado que espera que el Tribunal Supremo (TS) estime que hubo ensañamiento en el crimen cometido por Ana Julia Quezada y emita una sentencia que "se adecue a la verdad" por la "memoria" de su hijo.

"Mi hijo no se puede defender y no puede contar lo que le pasó", ha trasladado Patricia Ramírez horas antes de que delibere a puerta cerrada este martes la sala de lo Penal del Alto Tribunal, al que ha pedido "especial delicadeza" y que "interpreten como si fuera su pequeño, porque en el fondo esto le puede pasar desgraciadamente a cualquiera".

En una entrevista concedida al programa 'La tarde' de Canal Sur, recogida por Europa Press, la madre de Gabriel Cruz ha asegurado que la esperanza de la familia pasa porque el Supremo condene a Quezada "como mínimo" a lo que le condenó la Audiencia Provincial de Almería, pero que estime la agravante de ensañamiento que no se apreció en primera instancia ni tampoco en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en apelación.

"Nosotros hemos sido coherentes a lo largo de todo el procedimiento y el único desacuerdo por parte nuestra ha sido con los informes forenses", ha señalado en referencia a las periciales del Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería y las presentadas de parte por ella y el padre del niño.

En esta línea, ha defendido que los informes periciales que no han sido tenidos en cuenta hasta ahora "se hicieron basándose en todo caso en pruebas de imagen de mi pequeño", y ha remarcado que un TAC es "una prueba objetiva, no hay más".

"Quiero que lo miren bien, que se le haga caso a las pruebas de imagen y a los informes de los peritos y que se le meta la agravante de ensañamiento por todo lo que pasó", ha apuntillado.

Patricia Ramírez, quien ha subrayado que dados los recursos presentados por la defensa y por la acusación particular, "nos encontramos ante una gama de posibilidades muy alta" y ha considerado que el Supremo debe decidir "por cosas tan importantes como si fue un asesinato con alevosía o si se repite el juicio" como interesan los abogados de Ana Julia Quezada.

Al hilo de esto, ha indicado que espera que el Alto Tribunal en su revisión considere que hay dos delitos de lesiones psíquicas como apreció el jurado popular, pero que el TSJA revocó, y que eran "seis años adicionales de condena".

"No es tan doloroso que no haya ese reproche penal como que no se reconozca que realmente se nos hizo ese daño y, por eso, pedimos que se vuelva a tener en consideración este delito", ha explicado.

Con respecto a la repetición del juicio que pide la defensa alegando la trascendencia mediática del crimen, ha apuntado que espera que "no se estime porque fue mediático para todos y no creo que los jueces se hayan dejado condicionar" al tiempo que ha reivindicado el trabajo por "blindar" el juicio realizado en su día por el tribunal de la Audiencia Provincial.

Patricia Ramírez se ha pronunciado, asimismo, sobre la pena de prisión permanente impuesta a Ana Julia Quezada, primera a una mujer desde que entró en vigor hace cinco años, y ha afirmado que para ella "lo que cuenta es los años que tiene su pena".

"Él no pudo contar lo qué paso, pero lo que pasó es un asesinato con alevosía y ensañamiento y eso tiene unos apellidos con el actual Código Penal; prisión permanente revisable", ha indicado para añadir que "solo es una madre defendiendo y protegiendo a su hijo con el Código Penal actual y sin entrar en debates para los que no me encuentro preparada".

Por último, y ante el trámite del que ha de salir una sentencia firme por la muerte violenta de Gabriel, se ha mostrado "esperanzada de poder terminar un camino que ha sido largo" y de "poder poner punto final por mí y por todos los que han estado empujando y remando hasta aquí".

"Tengo esperanza de poder decirle adiós como se merece, que salga todo bien, que podamos empezar a construir hacía otro sitio y, en el futuro, poder sonreír de nuevo", ha concluido.

Los magistrados deliberarán sin vista los recursos presentados contra la sentencia del TSJA que el pasado mes de febrero ratificó la condena impuesta por la Audiencia de Almería a prisión permanente revisable, pero que estimó parcialmente la apelación de la defensa de Quezada, por lo que la absolvió de dos delitos de lesiones psíquicas.

No obstante, el Alto Tribunal andaluz mantuvo la condena a dos años y medio por los dos delitos contra la integridad moral de los padres del menor, Ángel Cruz y Patricia Ramírez.