Actualizado 31/12/2007 12:12 CET

Cádiz.-Verdemar dice que la aseguradora del 'New Flame' "debe asumir" el coste del daño medioambiental por los vertidos

ALGECIRAS (CÁDIZ), 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

Verdemar Ecologistas en Acción afirmó hoy que "no están llegando" más hidrocarburos a las playas de Getares y El Rinconcillo de Algeciras (Cádiz), donde se han recogido "más de 150 toneladas" de residuos que supuestamente proceden del 'New Flame', por lo que advirtió a la aseguradora --que ya ha invertido más de 20 millones de dólares en las labores de rescate del buque-- de que "debe asumir el coste de los cuantiosos daños medioambientales" producidos en el litoral.

El portavoz del colectivo ecologista, Antonio Muñoz, explicó a Europa Press que, en cualquier caso, una cuadrilla de vigilancia continúa en estas playas ante la posible llegada de nuevas manchas de hidrocarburos. Por otro lado, explicó que la nueva compañía contratada para las labores de salvamento del chatarrero, 'Titan Maritime', sigue trabajando en el rescate del barco.

Así, según explicó, los buques 'Mistral' y 'Union Beaver', además del 'Fotiy Krilov', continúan en la zona y señaló que ayer estuvieron "incluso pegando tirones" al 'New Flame'. El ecologista consideró que el trabajo que están realizando consiste en "una observación de los fondos" para estudiar el modo de reflotar la popa.

Muñoz recordó que el 'New Flame' está roto, por lo que supuso que están comprobando si "existen restos del barco conexionados con la popa" para su reflote y, "si se hubiesen inundado los compartimentos", lo "lógico" sería que la "aislasen para que saliese a flote" y remolcarla hasta el puerto de Gibraltar.

Por otra parte, animó nuevamente a la Junta de Andalucía a que se desplace hasta el 'New Flame' con un equipo jurídico para recoger "tres muestras" de la sala de máquinas del chatarrero y verificar "si coincide con los vertidos que han llegado a las playas". De este modo, si se comprueba que pertenecen al buque, exigió que "tome medidas" contra los responsables e insistió en que la aseguradora "tendría que asumir" el coste por el impacto medioambiental causado.