Actualizado 06/07/2015 22:22

El sector pesquero andaluz lamenta que el plan de gestión para la sardina no incluya las alegaciones del Golfo de Cádiz

BARBATE (CÁDIZ), 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape), Pedro Maza, ha asegurado que la orden por la que se establece un plan de gestión para la sardina de las aguas ibéricas, publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que entra en vigor este viernes, "no recoge las alegaciones presentadas por cofradías de pescadores y asociaciones del Golfo de Cádiz".

En declaraciones a Europa Press, Maza señala que en el plan de gestión "no hay reparto entre España y Portugal, ni tampoco entre el propio sector del Golfo de Cádiz y Cantábrico Noroeste". Los pescadores están esperando ahora que les especifiquen "las toneladas que corresponden, para saber el consumo que hay que realizar y llevar el control del mismo".

"Que no haya reparto en principio no es malo", apunta Maza, que recuerda que científicos portugueses y españoles "reconocen, y eso hay que tenerlo en cuenta para el reparto de la cuota, que el caladero más estable es el del Algarve y del Golfo de Cádiz, y que donde la especie está peor es en el norte de Portugal, Galicia y Cantábrico Noroeste".

Por su parte, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barbate, Alfonso Reyes, critica que el Gobierno haya "hecho caso omiso" a las reivindicaciones que han realizado los pescadores barbateños.

"ESTO NO NOS VALE"

En declaraciones a Europa Press, Reyes afirma que "lo mismo que antes" de que empezaran los contactos en los que los pescadores transmitieron al Ministerio sus inquietudes al respecto. "Esto no nos vale, estamos en las mismas que empezamos", señala.

El patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barbate considera un "agravio comparativo" que el cada buque deba dejar de pescar la sardina como mínimo 58 horas continuadas en el del Golfo de Cádiz, mientras que en el caladero del Cantábrico y Noroeste esta prohibición se reduce a 48 horas continuadas.

Asimismo, lamenta que se prohíba temporalmente la pesca en aguas de dicho caladero desde el 1 de diciembre hasta el 31 de enero del año siguiente, un plazo menor al solicitado por los pescadores de la zona, que pedían "un paro de más de tres meses que empezara el 15 de noviembre" para así "darle tiempo a la especie a que se recupere".

Más información