La alcaldesa de El Campillo (Huelva) dice que la zona donde se pierde el rastro de Laura Luelmo no es para hacer running

Laura Luelmo, joven desaparecida en El Campillo
TWITTER/Archivo
Publicado 17/12/2018 11:12:32CET

EL CAMPILLO (HUELVA), 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de El Campillo (Huelva), Susana Rivas, ha asegurado este lunes que la zona donde se le pierde el rastro a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años desaparecida desde el pasado miércoles en la citada localidad, a unos once kilómetros del municipio según la última señal de su móvil, "no es para hacer running ni ningún deporte de ese tipo porque es de monte bajo donde hay mucho matorral denso".

En una entrevista a Canal Sur Radio, y recogida por Europa Press, Rivas ha señalado que alrededor del pueblo "hay caminos para hacer senderismo y por donde los vecinos salen a andar pero esa zona, aunque la señal --refiriéndose al teléfono móvil-- no era estable, no es la adecuada".

Sobre la joven, ha reconocido que no le ha dado tiempo de conocerla, ya que comenzó a vivir en El Campillo el día 4 de diciembre pero, según le ha asegurado la familia, era "una chica dulce, muy abierta y agradable, que hacía con todo el mundo".

Preguntada por si en la localidad vive mucha gente de alquiler, la primera edil ha precisado que con la recuperación de la actividad minera y el profesorado de la zona "sí hay gente que vive en casas de alquiler", como era el caso de Laura Luelmo.

A su vez, la alcaldesa ha destacado la solidaridad de los vecinos de la comarca que "se han volcado en su búsqueda" y de amigos de la joven de Zamora, así como de Protección Civil de toda la provincia desde que se activara el dispositivo el pasado viernes a las 12,00 horas, tras la denuncia de la desaparición por parte de la familia y la corroboración por parte del IES Vázquez Díaz de Nerva, donde daba clases desde hace unos días, de que no había acudido al centro.

"Fue todo muy rápido, el viernes por la mañana me informó la Policía Local de su desaparición y no pasó ni una hora y ya estaba todo el dispositivo conformado", ha remarcado Susana Rivas, quien ha destacado que su localidad, de unos 2.000 habitantes, "es tranquila y que se ha ido reactivando de nuevo gracias a la actividad minera, pero sin dejar de ser un pueblo donde la mayoría de la población es mayor y en el que no es normal que se desarrollen estos espisodios".