Organizaciones ecologistas reclaman a Ribera acciones concretas en defensa de sus guardas

Publicado 26/09/2018 17:54:56CET

HUELVA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las ONG ambientales Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han condenado "el acoso y agresión" sufrida el viernes por un guarda de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) supuestamente a manos de un grupo organizado de agricultores de Lucena del Puerto (Huelva) cuando cumplía con el mandato de inspeccionar una finca y han reclamado a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, medidas concretas en defensa de estos trabajadores y el cierre inmediato de estos pozos ilegales en el entorno de Doñana.

Las organizaciones ecologistas han calificado de "deplorable e inaceptable" este nuevo ataque a un funcionario del Ministerio de Transición Ecológica que además provocó su hospitalización durante varios días, ha informado SEO/BirdLife en un comunicado.

Además, condenan con toda rotundidad la actuación de "este grupo de agricultores ilegales que intentan intimidar a la guardería y a las fuerzas de seguridad para seguir expoliando con total impunidad los recursos naturales de Doñana".

Asimismo, han mostrado su total apoyo al guarda agredido, a sus compañeros en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, a los agentes ambientales y al Seprona que "cada día trabajan en circunstancias muy difíciles para defender Doñana e intentar que se cumpla la legalidad".

También piden al Ministerio de Transición Ecológica que utilice todos los recursos legales a su alcance para defender al funcionario agredido y para que sean identificados los culpables. Además de que este Ministerio y la Junta de Andalucía "intervengan de una vez por todas cerrando las innumerables fincas y pozos ilegales que están secando el acuífero de Doñana y cuya ubicación conocen sobradamente".

Las organizaciones ecologistas piden que se fortalezca la vigilancia, se le dote a la guardería de más recursos y medios para "evitar que el oeste de Doñana se convierta en un territorio dominado por los agricultores ilegales".

Además, han reclamado a las empresas y agricultores que realizan su actividad de acuerdo con la ley que condenen estos hechos y "denuncien a los grupos de ilegales que realizan competencia desleal y perjudican la imagen nacional e internacional de las fresas de Doñana".