Innova.- Mycovitro y Bioiliberis, primeros proyectos Campus surgidos de investigaciones desarrolladas por el CSIC

Actualizado 26/11/2007 19:36:00 CET

GRANADA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de la Oficina de Transferencia de Tecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Luis de Miguel, y el director general de Investigación, Tecnológica y Empresa, Jacinto Cañete, presentaron hoy los dos primeros proyectos Campus surgidos en el ámbito de las investigaciones desarrolladas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas: Mycovitro, S.L. y Bioiliberis Research and Development, S.L.

Mycovitro, S.L. surgió de la iniciativa de tres investigadores vinculados al Grupo Micorrizas del Departamento de Microbiología del Suelo y Sistemas Simbióticos de la Estación Experimental del Zaidín-CSIC, ubicada en Granada. Ya comercializa y prevé exportar incluso fuera de España.

El objeto social de esta nueva empresa de base tecnológica consiste en la investigación, producción y comercialización de una amplia gama de productos naturales y biofertilizantes de base micorriza aplicables en todos los ámbitos de la producción vegetal sostenible. La micorriza es la relación simbiótica entre hongos y raíces de plantas por la que los hongos obtienen hidratos de carbono y vitaminas, y a cambio aportan a las plantas nutrientes minerales.

Dentro de los beneficios que aportan estos productos destacan la mejora de la nutrición de las plantas, de la salud de los cultivos, de la resistencia de las plantas ante situaciones adversas como sequía, salinidad o contaminación y la mejora de las características del suelo, devolviéndole su equilibrio natural imprescindible para frenar su degradación.

Por su parte, Bioiliberis Research and Development, S.L. (BIRD) surge de la experiencia en investigación acumulada por los promotores en el seno del CSIC en el campo de la biodegradación de contaminantes orgánicos. Su objeto social consiste en desarrollar y comercializar soluciones para el tratamiento y eliminación de contaminantes mediante la aplicación de técnicas avanzadas de biodegradación, que proporcionen soluciones eficaces, ecológicamente sostenibles y económicamente competitivas en los campos de la restauración de sitios contaminados.

Asimismo, la empresa, también ubicada en Granada, va a desarrollar productos para sustituir compuestos químicos que en la actualidad contaminan el medio ambiente, con aplicación en el campo de nuevos fertilizantes.

CONVENIO CAMPUS-CSIC

Estos dos proyectos son el primer fruto de la colaboración establecida entre la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, Idea, organismo adscrito a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la firma de un convenio para la creación de Empresas de Base Tecnológica en el marco del Programa Campus, la iniciativa del Gobierno andaluz que tiene como objetivo poner en valor los resultados de la investigación que se realiza en Andalucía, creando Empresas de Base Tecnológica.

El CSIC es el mayor organismo pluridisciplinar de España con 128 centros de investigación distribuidos por todo el territorio nacional en los que trabajan más de 14.000 personas de los que unos 2.500 son investigadores en plantilla.

En Andalucía se concentran 22 de estos 128 centros en los que investigan 400 científicos. Asimismo, cabe destacar que el 47 por ceinto de las patentes internacionales solicitadas por el sector público en España proceden del CSIC, que a su vez ha creado en los últimos cinco años más de 50 Empresas de Base Tecnológica en España.

Es decir, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas no es sólo generador de nuevos conocimientos sino que también juega un papel fundamental en la transferencia de estos conocimientos y su puesta en valor como realidad empresarial, de ahí la importancia de la colaboración entre Idea y CSIC para que estas iniciativas fructifiquen y se conviertan en EBTs.

Asimismo, estas dos nuevas empresas se vienen a sumar a las 58 EBTs formalizadas en el marco del Programa Campus en Andalucía (11 en Granada), si bien se han aprobado incentivos para 67 por valor de más de 5,6 millones de euros que han movilizado una inversión de cerca de 19 millones de euros y una facturación cercana a los 30 millones de euros, de los que más del 15% proceden de mercados internacionales.

Uno de los aspectos más destacables es el empleo generado, empleo de alta cualificación. Son más de 350 los empleos que se han creado en las empresas CAMPUS, de los cuales el 40 por ciento está dedicado a I+D. Cerca del 88 por ciento son titulados universitarios, y ya son más de 65 doctores los que se han incorporado a las empresas (algo más del 24% del total de empleos). De estos más de 350 empleos aproximadamente el 30 por ciento son mujeres.

Los resultados de Campus han permitido que, partiendo de una posición de clara desventaja, Andalucía haya llegado a liderar el proceso de creación de Spin Off en el contexto nacional. Más concretamente, Andalucía ha pasado de crear tan sólo un spin-off en 2002 a 33 en 2006, lo que supone un incremento del 1,5% al 27% del total nacional. Esta evolución ha hecho que Andalucía pase de ocupar los puestos de cola a ser la primera comunidad autónoma en creación de spin-off universitarios seguidos de la comunidad de Madrid.

El éxito de Campus ha planteado la oportunidad de extender su fórmula más allá de las universidades mediante la firma de convenios de colaboración con otros centros de investigación además del firmado con el CSIC, como los centros de innovación y tecnología (ya se han firmado con el Centro Tecnológico Andaluz de la Piedra, CTAP), con FIBAO y con la Fundación Progreso y Salud.

El hecho de haber dado cobertura a 58 proyectos de base tecnológica desde la puesta en marcha del programa hace de esta iniciativa andaluza un hito a nivel nacional en cuanto a creación de empresas de alto contenido tecnológico.