El acusado de matar a su madre a golpes con un martillo en Archidona en 2017 reconoce los hechos

Ciudad de la Justicia de Málaga. Fachada
Europa Press - Archivo
Publicado 10/12/2018 15:28:06CET

MÁLAGA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un hombre acusado de matar a su madre golpeándola reiteradamente en la cabeza con un martillo-picota ha reconocido los hechos por los que era acusado ante el jurado popular encargado de juzgarlo desde este lunes. La Fiscalía de Málaga solicita inicialmente que se le imponga la pena de 22 años de prisión.

Los hechos sucedieron en abril de 2017 en la localidad malagueña de Archidona en el domicilio familiar en el que convivían el acusado, de 42 años entonces, y su madre, de 70 años. Según el relato del ministerio fiscal, tras el almuerzo, la mujer se dispuso a poner la lavadora.

Entonces, sin que conste la causa concreta, aunque "en desacuerdo
con la decisión de su madre de lavar en la lavadora las enaguas de una mesa", según la acusación pública, el acusado fue al trastero y cogió un martillo-picota, con el que se aproximó por la espalda a su madre, golpeándola "de forma repetida y con gran violencia".

El fiscal señala que el hombre quería "causarle la muerte" a su madre y se aproximó por la espalda para "asegurar el resultado de su acción sin riesgo alguno para él", puesto que la mujer no se podía defender al ser un ataque "súbito" y "sorpresivo" para ella, y por la diferencia de edad y la complexión física.

El cuerpo de la mujer presentaba entre 23 y 26 heridas inciso-contusas, sobre todo en la cabeza y en la zona del cuello; falleciendo a consecuencia de los "múltiples y brutales golpes propinados por el acusado con el martillo-picota", según indica el ministerio fiscal.

Tras esto, el hombre se duchó, cambio de ropa y se quedó en la casa hasta que poco después llegó un vecino, al que dijo que su madre se había caído y había fallecido. El acusado mantuvo esta versión hasta que los forenses señalaron que la víctima tenía múltiples heridas "incompatibles con la versión del hombre".

En la inspección ocular de la vivienda, el entonces detenido reconoció haber matado a su madre. El hombre, que se encuentra en prisión por estos hechos desde su detención, tiene un déficit intelectivo leve, que no afecta a sus capacidades, pues es capaz de comprender la ilicitud de los actos.

Por estos hechos, el fiscal lo acusa de un delito de asesinato, pidiendo que se le imponga la pena de 22 años de prisión y la medida de libertad vigilada de diez años para cumplirse después de la pena de cárcel. El juicio con jurado popular seguirá previsiblemente este martes.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial