Publicado 05/07/2020 14:43CET

El mercado nacional y centroeuropeo centra las reservas en Finca Cortesín

Hamacas en el hotel Finca Cortesín de Casares (Málaga)
Hamacas en el hotel Finca Cortesín de Casares (Málaga) - FINCA CORTESÍN - Archivo

MÁLAGA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Finca Cortesín Hotel Golf & Spa ha reabierto sus puertas esta semana, el pasado 1 de julio, tras meses de cierre por la pandemia del COVID-19, y lo ha hecho con reservas fundamentalmente procedentes del mercado nacional y del centroeuropeo.

El ritmo de las reservas es "bueno, especialmente desde que se notificara la apertura de las fronteras". "Estamos notando que los clientes están motivados y hay deseos de viajar. Somos optimistas con las previsiones y actualmente son mejores de las previstas inicialmente", han señalado a Europa Press desde el establecimiento.

Durante el periodo de inactividad se han realizado trabajos de mejora en las instalaciones que garantizan que a partir de este verano se puedan ofrecer "nuevos niveles de excelencia en salud e higiene".

En concreto, se han rediseñado varios puntos de encuentro, incluida la experiencia de bienvenida personalizada, con un check-in sin papeles y sin contacto, y se ha introducido un FaceTime virtual disponible las 24 horas y WhatsApp Concierge.

Está previsto, además, un mínimo de dos metros de distancia entre las tumbonas en todas las piscinas y en el club de playa, así como en todos sus restaurantes que abrieron el 1 de julio: El Jardín de Lutz, Pool 35 & BBQ Josper, Restaurante Casa Club y el Blue Bar.

El director general de Finca Cortesín, Rene Zimmer, ha agradecido el trabajo del equipo y su apoyo y compromiso con este espacio y ha asegurado que "el regreso se seguirá caracterizando por su hospitalidad cálida y familiar, un auténtico homenaje al estilo de vida mediterráneo más refinado".

El nuevo escenario propiciará, a su juicio, el auge de experiencias gastronómicas en diferentes puntos del hotel y se mejorará la oferta de alquiler de villas para aquellos que busquen mayor privacidad sin renunciar a los servicios propios de un hotel, con chefs privados para minimizar el flujo de tráfico en restaurantes.

Además, entre el personal se tomará regularmente la temperatura y se actualizarán los protocolos de limpieza, "ya de por si estrictos, con servicios diarios de limpieza de máquinas de ozono certificadas y el uso de tecnologías de desinfección UV de superficies y habitaciones".

Con una superficie total de 215 hectáreas, que albergan, entre otros, el Beach Club de 6000 metros cuadrados, el spa de 2.200 metros cuadrados y el campo de golf de cerca de siete kilómetros, el distanciamiento social, han indicado, "será fácil de implementar en Finca Cortesin".