Publicado 27/05/2020 10:59:38 +02:00CET

Abogados de familia constatan aumento en consultas por divorcios y acuerdos: El coronavirus, "una bomba de relojería"

Dos niños en una imagen de archivo.
Dos niños en una imagen de archivo. - Ricardo Rubio - Europa Press

SEVILLA, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Abogados de Familia (Aeafa) ha constatado que en Andalucía ha habido un aumento de consultas para iniciar los trámites del divorcio o para retomarlos, así como un aumento "como nunca" de los acuerdos de separación sin tener que llegar a juicio, principalmente por la "convivencia indeseada" a la que se han visto forzadas las parejas por el coronavirus (Covid-19), que ha actuado como "una bomba de relojería".

En declaraciones a Europa Press, la vicepresidenta de la asociación, la sevillana María Pérez Galván, ha explicado que "de diez días para acá", como un asunto que ha estado "en letargo", han notado un aumento de consultas, tanto de clientes que "en su día vinieron, no lo tenían claro y ahora ya dicen que quieren retomar el caso, que lo tienen decidido", como de nuevos, siendo estos últimos más comunes que los primeros.

"La prueba de fuego, el confinamiento", resume la abogada, que asegura que esto es algo que constatan los compañeros especialistas en toda Andalucía y el resto del país. "Estos meses de convivencia indeseable, de falta de solidaridad, donde se ha visto que la relación está rota y están quemados", han sido pues lo que ha desencadenado todo.

Como anécdotas, reseña alguna llamada de clientes que le hacían consultas a las diez de la noche porque "era el rato que tenían para salir al balcón, a la terraza, a la esquina a tirar la basura" y tener intimidad. "No todo el mundo tenía privacidad en el confinamiento", agrega.

Resalta también que hay parejas que "estaban dudosas" y se han dado cuenta "que pueden remontar la relación", pero reincide en que "para las que estaban tambaleándose, esto ha sido una convivencia indeseable y tan larga, tan larga, con la presión del teletrabajo, los niños sin colegio, los ingresos, la incertidumbre de los despidos", que "todo eso ha sido como una bomba de relojería".

Pérez Galván recuerda que aún no se están celebrando divorcios, que la mayoría de asuntos que se tramitan en juzgados están paralizados y ha advertido que si antes cada juez de familia celebraba una media de 1.000 casos al año, ahora deben estar en los 1.600, por lo que reclama más medios para la administración y tener así "una justicia de calidad y rápida", y más ahora que el parón del coronavirus va a suponer "casi duplicar el trabajo".

Respecto al aumento de acuerdos de separación, señala que ha habido muchos padres divorciados por lo contencioso, no por mutuo acuerdo, que "han dado ejemplo de comprensión". Casos en los que se concluye "que esto lo tenemos que arreglar y como los juzgados no nos van a dar una respuesta rápida y eficaz", las partes optan por pactar.

Así pues, "hemos podido alcanzar más acuerdos que nunca", asegura la abogada sobre el sector en la región, antes de añadir que en su caso particular ha llegado "en estos dos meses a más acuerdos que en el último año".

"Hemos detectado que está funcionando, aún en los casos que fueron al contencioso porque no estaban de acuerdo con la custodia compartida, han acabado haciéndola porque se han dado cuenta los padres y madres que dos meses seguidos atendiendo todos los días el trabajo, la familia, la casa, la comida, la compra y los niños es muy duro y la mejor ayuda, y la mejor ayuda es el otro progenitor, más que la asistenta, el aula matinal o el comedor del colegio", agrega.

"SIEMPRE HAY EXCEPCIONES"

La vicepresidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia ahonda sin embargo en que "siempre hay excepciones", y el hecho de que las crisis de pareja vayan "muy unidas a las depresiones, al trauma personal y la frustración", hace que haya casos en los que el pacto es más difícil.

"Un cliente que lo que quiere es venganza, rabia, odio, y 'ahora no vas a ver a los niños hasta que el juez lo diga', y 'ahora no voy a pagar nada y voy dejar de pagar la hipoteca', es decir, trampas y fastidiar, los hay, por supuesto", lamenta.

De hecho, asegura que "muchas veces" a los abogados les cuesta "mucho trabajo razonar con los clientes porque vienen muy afectados psicológicamente". Por ello, siempre que pueden, les hacen ver a los clientes que "más vale un buen acuerdo que un mal pleito".

En este sentido, ha afirmado que algo que los jueces están valorando en este momento mucho y "lo están apelando desde el mismo Ministerio de Justicia" es que "por favor" los abogados de familia intenten llegar a acuerdos porque "se va a colapsar el sistema judicial en cuanto ya se abran los plazos" y den trámite a lo que se ha dejado presentado antes de la pandemia.

CRÍTICAS AL GOBIERNO Y JUNTA

La vicepresidenta ha criticado que en esta crisis se ha notado que la administración de Justicia "es la hermana pobre de todas", ya que en otras los funcionarios han podido seguir trabajando desde casa, como Hacienda o Educación, pero no en esta.

"Esta pandemia ha desvelado que justicia no estaba preparada para que pueda seguir trabajando, ya no al cien por cien, esque ni al 20 por ciento", replica.

Por ello, asegura que "hacen falta muchos más medios materiales, humanos, más jueces, fiscales, más equipos sociales y más medios para resolver todas estas cuestiones".

También críticas para la Junta de Andalucía, ya que ahora tras la crisis del coronavirus, en el actual Gobierno se da la circunstancia que las carteras de Justicia y Turismo están en la misma Consejería, y "me temo ahora que mucho, mucho de los presupuestos que pudiéramos necesitar pues van a ir a turismo", alerta.

"Estamos en la era de la informática y el sistema informático de justicia es nefasto. No está coordinado Fiscalía con los jueces, con lo cual un trámite normal de un acuerdo de divorcio que se puede tramitar en 15 días o un mes como mucho, hay veces que se te retrasa hasta seis meses", concluye.

Para leer más