Publicado 26/08/2022 12:33

Administradores andaluces de fincas sugieren apagar sistemas eléctricos y asegurar aperturas al dejar segundas viviendas

Archivo - Un bloque de pisos en una imagen de archivo.
Archivo - Un bloque de pisos en una imagen de archivo. - EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Andaluz de Colegios de Administradores de Fincas ha elaborado una lista de preparativo con motivo de dejar la vivienda de verano en las mejores condiciones posibles, entre las que ha destacado revisar la limpieza, apagar los sistemas eléctricos y cerrar puertas, así como otras aperturas.

Así lo ha indicado el Consejo Andaluz de Administradores de Fincas a través de un comunicado remitido este viernes tras conocer los datos publicados por el Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana, que muestran que en Andalucía se cuentan más de 1,1 millones de segundas residencias --el 70% de ellas en provincias costeras como Málaga, Granada y Almería--, y la proximidad del final de las vacaciones para millones de andaluces.

De esta forma, la organización ha expuesto que es muy recomendable guardar de forma correcta todos los elementos que no van a ser usados durante los próximos meses, para evitar la acumulación de polvo y proteger, en su caso, el mobiliario tanto del interior como del jardín dejándolo cubierto con algún tipo de textil como sábanas viejas.

Asimismo, ha señalado que hay que prestar especial atención a la cocina, limpiando cualquier resto de comida para prevenir la aparición de insectos como hormigas o cucarachas.

Del mismo modo, es importante cortar el interruptor general de la luz y cerrar completamente la llave de paso del agua. Las inundaciones que afectan a la vivienda propia y a las colindantes, son uno de los problemas más comunes en este tipo de casos, ya que cuando se detecta la avería, el daño causado es ya importante, según ha explicado la organización.

Conviene revisar igualmente enchufes y electrodomésticos que pueden ser foco de malos olores e incluso moho si se cierran sin haberlos limpiado de forma correcta. Dejar tanto el frigorífico como el congelador con las puertas abiertas ayuda a prevenir malos olores.

Además, ha considerado fundamental asegurar todas las puertas y ventanas del domicilio y comprobar que están bien cerradas para evitar tanto robos como posibles ocupaciones ilegales de la vivienda. Las persianas y las cortinas no deben dejarse completamente bajadas, para que parezca que hay gente o que la vivienda es usada de forma frecuente.

Por otro lado, la organización ha señalado que cada vez son más frecuentes las instalaciones de algún sistema de seguridad en estas segundas residencias que van a permanecer cerradas durante una larga temporada. Los más comunes son alarmas o sistemas de vídeo vigilancia mediante cámaras instaladas en el interior del domicilio que son controladas de forma remota.

Las segundas residencias que forman parte de comunidades de propietarios gestionadas por un administrador de fincas colegiado corren menos riesgo de sufrir cualquiera de las situaciones anteriormente descritas, ya que estos cuentan con un amplio equipo de profesionales capaces de resolver cualquier incidencia y de reaccionar en un periodo de tiempo mucho menor que las que carecen de ellos, según ha apuntado la entidad.

Por último, los administradores de fincas colegiados han recordado que velan por la seguridad, la integridad y la conservación de los edificios que gestionan los 365 días del año, propiciando así la tranquilidad del propietario y de toda la comunidad de vecinos.