El agua regresa a los grifos de Campillo de Arenas (Jaén) tras tres días sin suministro por la tormenta

Publicado 06/09/2019 17:25:30CET
Grifo De Agua
Grifo De Agua - EUROPA PRESS - Archivo

CAMPILLO DE ARENAS, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Después de tres días sin agua en el municipio jiennense de Campillo de Arenas, como consecuencia de los efectos de la tormenta sobre el acuífero del que se abastece el pueblo, el agua ha comenzado a llegar a los grifos, aunque eso sí, con la recomendación municipal expresa de que no se utilice ni para beber ni para cocinar hasta que dentro de unos días se conozca el resultado del último de los análisis efectuados.

Según ha informado el alcalde, Juan Francisco Figueroa, el agua ha sido sometida a tres análisis en un laboratorio especializado. Dos de estos análisis han sido con resultados inmediatos, pero hay un tercero cuyos resultados tardarán todavía "unos días".

En un bando remitido a la población, el alcalde comunica que todos los parámetros de los dos primeros análisis" se encuentran dentro de los intervalos fijados y por lo tanto son correctos". Sin embargo, es "necesario esperar el resultado del tercer análisis que tarda varios días para descartar la presencia de sustancias que puedan afectar a la potabilidad del agua".

De esta forma, se recomienda que el agua sólo sea para uso doméstico (limpieza e higiene) ya que "el agua no se debe beber hasta que se tengan los resultados del último análisis".

El suministro se ha podido recuperar una vez que el agua procedente del único sondeo que abastece a sus 1.700 habitantes comenzara este jueves a salir sin restos de residuos de tierra y barro.

La causa del agua turbia parece haber estado en una entrada de agua torrencial al acuífero del que se surte la captación como consecuencia de las tormentas registradas en la zona este lunes ya que técnicamente el sondeo se encuentra en perfecto estado.

El alcalde ha indicado que lo ocurrido pone sobre la mesa la necesidad de contar con un sondeo alternativo para evitar que vuelva a repetirse. "En más de 20 años que lleva el sondeo nunca ha habido un problema similar, pero lo que está claro es que necesitamos otro sondeo alternativo", ha apuntado Figueroa.