Arellano: La Junta está en plazo para presentar presupuestos, necesarios "aún convocándose elecciones mañana"

Antonio Ramírez de Arellano en un desayuno-coloquio
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 01/10/2018 12:46:42 CET

SEVILLA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública, Antonio Ramírez de Arellano, ha asegurado este lunes que el Gobierno andaluz tiene margen para presentar los presupuestos de Andalucía para 2019 ya que el plazo finalizaría el 31 de octubre.

En un desayuno-coloquio sobre la coyuntura y perspectivas económicas organizado por el Foro Joly, Arellano ha confirmado que aunque se convoquen elecciones "mañana", en un mes habría que tener un nuevo Parlamento que necesitaría unos presupuestos.

"Estamos elaborando los presupuestos porque este Parlamento o el que surgiera de unas elecciones tendrá que contar de inmediato con un proyecto de presupuesto que requiere una larga tramitación interna en la que estamos trabajando", ha aseverado, toda vez que ha insistido en que "cuanto antes se despeje la incertidumbre de la convocatoria de elecciones mejor".

De otro lado, ha explicado que el papel del gobierno de la Junta debe "hacer posible una Andalucía capaz de asumir retos y liderazgos" y ha añadido que para ello "es fundamental preparar a la sociedad para aprovechar el talento y la creatividad".

Asimismo, ha recordado que "en los próximos días" la comunidad autónoma va a salir a los mercados para financiarse y mantener los ritmos de pago a proveedores, e ir recuperando la autonomía financiera. Además, ha dicho que van a aprovechar la ocasión para mostrar Andalucía a los inversores para que contribuyan a "generar riqueza y empleo".

Del mismo modo, ha subrayado que se están dando los pasos para elaborar los análisis que permitan planificar la economía andaluza entre 2021 y 2027, con el fin de posicionar a la comunidad para enlazar con las nuevas perspectivas financieras de la Unión Europea (UE), los planteamientos estratégicos del Gobierno central y las dinámicas internas.

Arellano se ha referido también a la próxima reunión que mantendrá con la ministra de Economía, María Jesús Montero, a la que trasladará "con especial atención" los asuntos que afectan a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y a los Presupuestos de la Junta de Andalucía.

El consejero ha explicado que en los últimos 40 años Andalucía ha cambiado la historia "en positivo" y ha añadido que de la actual coyuntura económica marcada por la crisis "hay que mirar al futuro con esperanza". Además, ha insistido en "hablar bien" de la comunidad, ya que ha demostrado que "sabe competir en el mercado internacional y está preparada para asumir retos globales".

PÉRDIDA DE CONVERGENCIA

De otro lado, ha recordado que España fue el tercer país europeo que más riqueza perdió por habitante en 2007, mientras que Andalucía retrocedió en trece puntos porcentuales de población per cápita respecto a la media europea. Además, se propició un ajuste por devaluación interna que castigó a las regiones que más dependen del comercio y de los servicios.

Respecto al gasto público, ha indicado que "uno de los errores" que cometió Europa fue guiarse por "el mito neoliberal del déficit cero". Así, mientras el gasto público promedio ha seguido creciendo en la UE, se obligó a algunos países como España a "gravísimos ajustes" que agravaron el problema y agrandaron la brecha.

En este sentido, ha añadido que además Europa usó como referencia indicadores económicos de los años 2007 y 2009, calificando a Andalucía como región con objetivo de transición y un PIB per cápita superior al 75 por ciento de la media de la Unión, a sabiendas que desde 2010 estaba por debajo de ese valor y que en 2014 España se había dejado diez puntos adicionales.

Además, ha manifestado que mermaron un 23 por ciento los recursos estructurales "cuando más se necesitaban" y ha añadido que en la cofinanciación de los fondos europeos contaba el objetivo de déficit, por lo que ponerlos en marcha suponía renunciar a otras inversiones. "Todo ello ponía en peligro la convergencia económica", ha afirmado.

Según Arellano, esta forma de actuar de la UE fue asumida "con entusiasmo" por el Gobierno de España en 2012, cuando el principal problema del país es la deuda y el reto, el crecimiento. "Ahora estamos atascados porque se bloquea en las Cortes el nuevo reparto de las sendas del déficit y el cumplimiento estricto de la regla de gasto en algunas comunidades resulta que las cuentas acaben con superávit, una cuestión ilógica, mientras se impiden las inversiones", ha considerado.

Igualmente, ha dicho que el Gobierno central aceptó "también con entusiasmo" los ajustes que permitían derivar la "responsabilidad de despilfarro" a las comunidades autónomas. "La estrategia política para abordar la crisis en Europa, seguida con entusiasmo por el Gobierno del PP, ponía en riesgo la convergencia económica y la cohesión social", ha criticado.

Durante los últimos tres años de legislatura, el PIB ha crecido en Andalucía un 11,8 por ciento por debajo del de España, con un 12,3 por ciento. Sin embargo, ha sido 3,6 puntos por encima del registrado en la Eurozona y 3,3 puntos por encima del conjunto de la UE. Además, se han creado casi 400.000 empleos en Andalucía, el 90 por ciento en el sector privado, lo que supone un crecimiento del 15,1 por ciento. No obstante, "los vientos de cola" llevan menguando desde 2017 y a su juicio son necesarias políticas que vigoricen la demanda interna, con especial atención a las inversiones.

"ANDALUCÍA NO HA RECIBIDO 10.000 MILLONES DE EUROS"

En cuanto a los Fondos de Compensación Interterritorial (FCI), ha destacado que ha caído un 58 por ciento entre 2012 y 2018 "justo cuando más se necesitaba". Las cuentas del estado en esta fecha han reducido en mas de la mitad la media anual de inversiones, cayendo en España un 53 por ciento y en Andalucía un 58 por ciento.

Así, ha estimado que "la merma de inversiones y la insuficiencia de recursos" por la "mala aplicación" del actual modelo de financiación ha supuesto para Andalucía dejar de disponer de 10.000 millones de euros en su conjunto. "Si estas cantidades se hubieran recibido no sólo no hubiéramos divergido sino que hubiéramos convergido", ha asegurado.

Asimismo, el consejero ha afirmado que los expertos del Gobierno han cifrado en 17.000 millones de déficit en España, que el Estado debería transferir a las comunidades autónomas. Al hilo, ha considerado "preocupante" que el 70 por ciento de las inversiones extranjeras en el país se declaren en Madrid. "El gigantismo económico de la capital oscurece el dinamismo económico de otras zonas del país", ha lamentado.

En este sentido, Ramírez de Arellano ha insistido en la necesidad de un nuevo modelo de financiación para contar con más recursos para "blindar la sanidad y la educación pública y las políticas sociales", así como para "invertir en infraestructuras productivas para el equilibrio territorial, impulsar la industria, el turismo, las universidades, el emprendimiento y los autónomos", entre otros.