La Audiencia enjuiciará al agente de viajes acusado de estafar a 400 clientes entre 2005 y 2006

Actualizado 17/10/2010 13:36:52 CET

GRANADA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de la Sección Primera de la Audiencia de Granada será el encargado de enjuiciar el caso del agente de viajes Francisco L.Q. acusado de estafar entre 2005 y 2006 a más de 400 clientes de Granada, Madrid, Valencia, Almería o País Vasco, a los que ofertaba vacaciones a mitad de precio hasta que desapareció con el dinero recaudado, más de 370.000 euros, sin ofrecer los servicios contratados.

La vista, para la que aún no se ha fijado fecha, sentará en el banquillo al comercial por la posible comisión de un delito de estafa agravada y de otro de apropiación indebida, por los que la Fiscalía le pide una pena de un total de diez años de prisión. Las acusaciones particulares, según ha informado a Europa Press el abogado que representa a más de la mitad de los afectados, Fernando Almendros, solicitan para el procesado un total de 17 años de cárcel, concretamente por los mismos delitos que el Ministerio Público, más el de publicidad engañosa.

Según sostienen las acusaciones, Francisco L.Q. urdió un plan para lograr un "beneficio patrimonial ilícito" ofertando paquetes de viajes a un precio inferior al del mercado, y para ello de forma previa se ganaba la confianza de los posibles clientes utilizando "entre otras argucias" presentarse como agente comercial e intermediario de agencias de viajes de reconocido prestigio y solvencia tales como Viajes Ecomar, Viajes Ecuador y Almeida Viajes, con las que mantenía o había mantenido diversas relaciones laborales.

Durante un año aproximadamente, el procesado se hizo con una amplia cartera de clientes a través del boca a boca gracias a que comenzó ofreciendo sus ventajosas ofertas a colectivos de referencia, como empleados de banca. Así, consiguió que les entregaran diversas cantidades para reservar y comprar viajes, pero el dinero era finalmente desviado a su patrimonio particular o para sus propios gastos. En total, las acusaciones particulares calculan que en total fueron defraudados un total de 372.690 euros.

Los afectados comenzaron entonces a denunciar ante el juzgado la supuesta estafa, y presentaron denuncia más de 230 personas, si bien las acusaciones particulares estiman que el número de posibles víctimas se eleva a 400, puesto que muchos clientes hicieron reservas para grupos de amigos, compañeros o familiares.