Publicado 03/02/2021 18:35CET

El autor confeso de la muerte de una mujer en Linares (Jaén), pendiente de pasar a disposición judicial

Bloque de viviendas donde se produjo la detención del autor confeso
Bloque de viviendas donde se produjo la detención del autor confeso - EUROPA PRESS

JAÉN, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El autor confeso de la muerte de una mujer en Linares (Jaén) cuyo cadáver fue descubierto con evidentes con evidentes signos de violencia junto a un contenedor se encuentra en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial.

Según el portavoz del Cuerpo Nacional de Policía en Jaén, la investigación se encuentra "muy avanzada", por lo que se prevé que a lo largo de este jueves pueda declarar en sede judicial, siempre y cuando así lo ordene el juez de instrucción encargado del caso.

La Policía Nacional ha centrado parte de su investigación en la relación de la mujer, de 57 años, y el hombre, de 43 años, que se ha reconocido ante la Policía Nacional autor de los hechos.

En un principio el detenido ha negado cualquier tipo de relación sentimental con la víctima y se ha limitado a manifestar a los agentes que ella le estaba "extorsionando", según han indicado a Europa Press fuentes de la investigación.

Las mismas fuentes han indicado que la víctima no vivía en el domicilio del autor confeso. No obstante, las primeras pesquisas se han centrado en el entorno más allegado de la víctima para intentar conocer si la mujer y el detenido mantenían o habían mantenido algún tipo de relación sentimental.

Tanto el detenido como ella habían formado parte del fichero VioGen. Él como presunto agresor de violencia de género y ella como víctima, pero con parejas diferentes. Los casos en dicho sistema de seguimiento aparecen como inactivos a fecha de hoy.

Ha sido sobre las 3,47 horas de este miércoles cuando en la sala del 091 se recibió una llamada en la que se comunicaba la presencia del cadáver de una mujer en la calle Baños, junto a unos contenedores, y que presentaba "síntomas de haber sido agredida". Fueron los operarios de la recogida de basura los que alertaron a la Policía Local y ésta a su vez, dio aviso a la Policía Nacional.

Inmediatamente, varias patrullas se dirigieron al lugar y encontraron el cuerpo, por lo que se activó el protocolo de aparición de cadáver. Sin embargo, los agentes observaron un reguero de sangre desde donde estaba el cuerpo que iba hacia la calle Santiago, paralela a donde se encontró el cuerpo y a unos 50 metros de distancia.

Tras seguir el rastro, los agentes entraron en un bloque del número 34 de la calle Santiago. Una vez allí, comprobaron que "la sangre llevaba hasta un ascensor y, concretamente, hasta un segundo piso". Los policías llamaron a la puerta pero nadie abrió, por lo que solicitaron la presencia de los Bomberos para forzar la entrada.

Ya en el interior encontraron al detenido con la ropa manchada de sangre. Fue entonces cuando el detenido manifestó a los agentes que, efectivamente, había sido él y que la víctima le estaba "extorsionando".

La vivienda se encontraba llena de sangre, especialmente el dormitorio. De hecho, el detenido se encontraba limpiando la sangre cuando los agentes han accedido al interior de la vivienda.

Será el juez de instrucción el que, con las diligencias instruidas y con el resultado de la autopsia sobre la mesa, decidirá el futuro inmediato del detenido.