Actualizado 24/07/2007 12:20 CET

Córdoba.- Sucesos.- Una discusión con su presunto agresor originó la muerte del párroco de Villafranca

CÓRDOBA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una discusión con su presunto agresor originó la muerte del párroco de Villafranca de Córdoba, Tomás Pérez, según se ha podido conocer después de que la jueza titular del Juzgado de Instrucción número dos de Montoro (Córdoba) levantara ayer el secreto de sumario decretado después de la declaración del presunto autor del suceso.

Según informa la prensa provincial en sus ediciones de hoy, el acusado, Vasile Tudose, de 22 años, declaró el pasado viernes ante la jueza que fue una disputa sexual la que ocasionó una pelea entre ambos.

El supuesto agresor explicó que en la noche del domingo 15 de julio se dirigió a la vivienda del párroco para ver la televisión y poco después mantuvieron una relación sexual. Vasile contó a la jueza que por ese tipo de actos recibía del cura una suma de entre 50 y 70 euros.

La disputa, según su versión, se originó cuando Tomás Pérez le propuso una determinada práctica sexual que Vasile rechazó, lo que motivó que mantuvieran una pelea. Para defenderse, el acusado le arrojó un cenicero y fue entonces cuando el cura cogió un radiador de aceite, según comentó Vasile a la jueza.

Posteriormente, el acusado logró arrebatarle el calefactor y se lo arrojó al párroco a la cabeza, abandonándolo en su habitación, sin ser consciente, según dijo, de que el párroco había muerto.

El pasado viernes, la jueza de Montoro dictó prisión incondicional para Vasile, de nacionalidad rumana, ratificando así la resolución tomada por el juez de Instrucción número 17 de Madrid.

El acusado fue detenido sobre las 19.50 horas del lunes, 16 de julio, después de que el coche de la víctima y en el que supuestamente habría huido Vasile T., un Toyota Corolla, fuera localizado en las inmediaciones de la Estación Sur de autobuses de Madrid.

El cadáver del sacerdote fue hallado el mismo lunes por la mañana, en su propia vivienda y con evidentes signos de violencia. Las primeras investigaciones del Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil indicaron que Tomás Pérez había sido golpeado en la cabeza con un radiador de aceite mientras se encontraba tumbado en su cama. Las mismas investigaciones no encontraron signos de que el autor o autores del homicidio hubiesen forzado ninguno de los cerramientos de la vivienda, ni de que existieran signos de robo en la vivienda.

Vasile T., de 22 años de edad, residía habitualmente en una casa de campo situada a las afueras de Villafranca propiedad del sacerdote y tenía encomendado el cuidado y mantenimiento de la misma. Habitualmente conducía el vehículo del sacerdote que apareció en Madrid. Los agentes de la Guardia Civil pudieron saber que la noche anterior al hallazgo del cadáver del párroco, éste había estado acompañado por el joven.