Actualizado 23/06/2009 17:01 CET

Los empresarios granadinos temen que el paro alcance el 30 por ciento este año en la provincia

Asamblea General Ordinaria CGE
CGE

El presidente de la CGE critica que en una situación "de emergencia" como la actual las empresas "no sean la preocupación fundamental"

GRANADA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los empresarios granadinos han expresado hoy su temor por que la Encuesta de Población Activa (EPA) arroje a finales del presente año una tasa de desempleo próxima al 30 por ciento de la población activa granadina, lo que supone un seis por ciento más de la tasa actual, situada en el 24 por ciento (102.100 desempleados).

Así lo puso de manifiesto el presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, durante el discurso que ha ofrecido con motivo de la Asamblea General Ordinaria Anual que la patronal granadina ha celebrado hoy en su sede, en la que se ha dado cuenta de la Memoria Anual de Gestión y se ha aprobado el cierre del ejercicio 2008, así como los presupuestos del 2009 de la organización empresarial.

Cuerva basó su predicción en que "el escenario en el que se desenvuelve la economía granadina es más sombrío que el del resto del país", al tratarse de "una provincia más dependiente, con menos elementos de defensa frente a la crisis y con una estructura económica más débil".

También apuntó otro dato "preocupante", como es el "frenazo en seco" que sufrió la creación de empresas en Granada durante el 2008, cuando se constituyeron 1.501 sociedades mercantiles, frente a las 3.211 de 2007, lo que supone un 54,3 por ciento menos. Para superar este "panorama desalentador" consideró que "nuestro primer reto es preservar lo que funciona y parar la caída", en alusión a la construcción y los servicios, los dos ámbitos productivos más afectados por la crisis, que para el presidente de la CGE, no obstante, siguen siendo "dos sectores rentables".

Así, apuntó como "urgente" que se remuevan los obstáculos legales para la ejecución de proyectos turísticos, que se desarrolle una promoción de Granada concertada en su ejecución "y ser copartícipe de cuantas medidas de promoción se lleven a cabo", en incidió en que el amplio tejido productivo creado en torno a la construcción "es un importante activo empresarial que hay que defender y reorientar".

"Pretender imponer un modelo económico es algo ficticio, es hacer ingeniería con la sociedad", dijo Cuerva, quien matizó que "ello no impide que los gobiernos puedan hacer apuestas, pero no sacrificar sectores rentables en aras de un presunto nuevo modelo y, mucho menos, pensar que las transformaciones puedan realizarse a corto plazo".

POTENCIAR LAS ENERGÍAS RENOVABLES O LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Del mismo modo, se mostró partidario de "potenciar las actividades que puedan suplir el decaimiento de la construcción y el turismo", otorgando "un mayor peso a las actividades que generan una oferta intensa en tecnología, como son las actividades medioambientales, las energías renovables, las actividades ligadas a la salud, así como sectores industriales de alto contenido tecnológico como las TIC".

Se trata de actividades que, a su juicio, presentan "importantes potencialidades de crecimiento y generan una oferta de mayor valor añadido, elemento esencial para volver a exportar de forma competitiva", si bien consideró "fundamental" eliminar las trabas administrativas que actualmente las condicionan.

El líder de la patronal granadina, para quien la actual crisis "ha tocado fondo aunque no ha llegado a su fin", hizo un llamamiento a gobiernos locales y provinciales, sindicatos mayoritarios, organizaciones empresariales y entidades financieras para constituir, entre todos, un Gran Pacto Estratégico, "sin dejar a un lado la concertación social".

Su cometido sería el de "establecer las directrices de la economía provincial a medio y largo plazo, y contribuir, igualmente, al mantenimiento de las empresas y el empleo y, posteriormente, volver a la senda de creación de nuevas empresas".

Cuerva, quien criticó el "escaso reflejo" que las medidas anticrisis adoptadas hasta ahora por los gobiernos han tenido en las empresas, ha insistido en que "el auténtico problema de fondo de esta crisis es la pervivencia de las empresas, que son las verdaderas creadoras y mantenedoras de puestos de trabajo, de forma que sólo con su mantenimiento se frena la sangría del paro".

MEJORAR LA LIQUIDEZ DE LAS EMPRESAS

Por ello, reclamó que las nuevas medidas que se pongan en marcha para hacer frente a la crisis pasen necesariamente por "mejorar la liquidez de las empresas que, junto a la necesidad de un nuevo marco fiscal que vaya dirigido a reducir las cotizaciones sociales, suponen los principales problemas a los que se enfrenta el tejido empresarial en la actualidad".

En el apartado laboral, respaldó la propuesta planteada en los últimos meses por las organizaciones empresariales en el ámbito nacional y autonómico consistente en "un modelo de contratación capaz de combinar la flexibilidad que necesitan las empresas en una economía global con la seguridad que demandan los trabajadores", un concepto acuñado en Europa como "flexiseguridad".

Cuerva subrayó por último que "el contexto económico y social en el que va a desarrollarse la negociación en 2009 es muy distinto al de años anteriores", afirmando que "la negociación de los convenios colectivos tendrá que plantearse de acuerdo con las circunstancias específicas y la situación real de cada empresa o sector, pero, en cualquier caso, deberá tenerse muy en cuenta la productividad".

En este sentido, anunció que "dada nuestra preocupación, seguiremos muy de cerca las negociaciones de hostelería, construcción, comercio, metal y madera, entre otros", sectores que afrontan en los próximos meses la negociación de sus respectivos convenios colectivos.