Le piden dos años y medio de prisión por encargar desde la cárcel de Jaén hacer daño a su expareja

   Sala De Vistas De La Audiencia De Jaén
Europa Press - Archivo
Actualizado 14/10/2018 10:49:24 CET

JAÉN, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un hombre, P.G.R.G., de 54 años, se enfrenta a dos años y medio de prisión por encargar a su compañero de celda hacer daño a su expareja sentimental. En concreto, según relata el Ministerio Fiscal en el escrito de calificación al que ha tenido acceso Europa Press, el encargo era el de quemarle el coche, pincharle en un ojo y cortarle las piernas.

P.G.R.G. se encontraba en prisión después de haber sido condenado por sentencia firme de noviembre de 2016 por los delitos continuados de quebrantamiento, daños y allanamiento de morada, así como por un delito de acoso, todos ellos cometidos sobre su exmujer. Además, la sentencia que le llevó a la cárcel le condenaba también a la prohibición de comunicación y aproximación a su expareja hasta el año 2021.

El fiscal recoge en su escrito que, en fecha no determinada y aproximadamente en los últimos meses de 2016, mientras el acusado se encontraba cumpliendo la pena de prisión en el centro penitenciario de Jaén, P.G.R.G. "instó firmemente a su compañero de celda para que a la salida de éste del citado centro penitenciario buscara a dos personas para que quemaran el coche" de su expareja y "con ánimo de atentar contra su integridad física le pincharan en un ojo y le cortaran las piernas".

Posteriormente al encargo, el compañero de celda del acusado se puso en contacto con la exmujer para expresarle lo que P.G.R.G. le había propuesto. La exmujer denunció el caso y reclamó por las acciones civiles y penales que le puedan corresponder.

El Ministerio Público ha calificado los hechos como un delito de proposición para cometer delitos, con el agravante de parentesco y por el que le reclama dos años y medio de cárcel. Además, como accesoria, desde Fiscalía se reclama que se le imponga la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros al domicilio, lugar de trabajo o a la persona de la víctima durante cinco años.

También contempla la petición de prohibición de comunicación durante otros cinco años, así como permanecer o residir en Jaén durante el mismo tiempo. Para la vigilancia de dichas penas, la Fiscalía propone la imposición del sistema telemático de control.

Será la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén la encargada de sentenciar este caso que se juzgará el próximo mes de noviembre. Está previsto que en la vista, el compañero de celda al que presuntamente hizo el encargo el acusado, declare como testigo protegido.