El festival 'Por todo lo alto' de Sierra Nevada se consolida con 2.500 asistentes en todo el fin de semana

Concierto en el festival 'Por todo lo alto' de Sierra Nevada
EUROPA PRESS/J.M.GRIMALDI/ SIERRA NEVADA
Actualizado 20/08/2017 13:25:29 CET

GRANADA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El festival 'Por todo lo alto' de Sierra Nevada, en Granada, ha sido acogido en esta edición con alrededor de 2.500 asistentes entre las dos jornadas de fin de semana, de forma que se ha consolidado como "una de las grandes apuestas de rock y familia del Sur", de manera que el festival "produce el mayor índice de ocupación hotelera del verano en la estación con su apuesta de rock, actividades paralelas y familias".

En una nota, Sierra Nevada ha valorado que el festival "supera sus registros de afluencia de público, favorecido también por el clima de la gran montaña de Granada y la oferta de ocio y naturaleza de la estación".

El festival de pop rock 'Sierra Nevada por lo Todo lo Alto', patrocinado por Cervezas San Miguel, se ha consolidado este fin de semana, en su octava edición, como "una de las apuestas más sólidas del verano en el Sur gracias a la combinación de su oferta artística, más ambiciosa cada verano, las actividades paralelas para niños y familias, las agradables temperaturas de la gran montaña de Granada y la oferta de ocio y naturaleza de la estación de esquí y montaña de Sierra Nevada".

Ocho años han pasado desde la primera edición de un festival de origen pequeño pero que cada año crece más en asistencia y en la calidad de su programación. En esta edición han disfrutado en Sierra Nevada alrededor de 2.500 personas entre las dos jornadas de fin de semana, siendo la noche del sábado 19 la de mayor afluencia del fin de semana y de la historia del festival.

Consecuencia directa de la afluencia de público la ocupación de los alojamientos alojamiento de verano ha sido, según Sierra Nevada, "la más elevada del verano en un fin de semana y la mejor todas las ediciones del 'Sierra Nevada por Todo lo Alto', con hoteles y apartamentos turístico completamente llenos".

El festival se convierte en "la cita musical más familiar del verano en Granada donde además de música se ofrece naturaleza y opciones alternativas como el deporte de montaña".

Los talleres musicales se han desarrollado en la mañana del viernes y sábado con todas sus plazas agotados en sus cuatro categorías, esto es, guitarra, piano, batería y, por primera vez, iniciación, dedicado a los más pequeños --menores de seis años--, de acercamiento a la música.

Ha precisado que éste "es uno de los atractivos añadidos que más se celebra en el festival ya que padres e hijos comparten sus aficiones y su tiempo de ocio", una demanda que este año "se ha visto aumentada hasta el punto de tener que doblar turnos en cada uno de los talleres".

LOS GRUPOS

El primer día, viernes 18, comenzó la noche con la diversión sonora del grupo local Los Bomberos que calentaron y muy bien al personal con su repertorio cargado de clásicos. En segundo lugar tocaba turno para los granadinos Carmencita Calavera, muy de actualidad en estos momentos con su reciente disco. Tras este grupo llegaron los stonianos Los Labios que fueron la sorpresa de la noche con sus posados de estrellas del rock, su auténtico glam y su descaro en el escenario.

Por último llegaron los esperados Capsula, la banda punk rock de Martín y Coni, lo dieron todo en una actuación que brilló más en su segunda parte donde se mimetizaron completamente con el público y con sus canciones de David Bowie.

La segunda entrega, la del sábado 19, estuvo más dedicada al pop comenzando la noche con el concierto que Los Cobaltos, los alumnos de la escuela de rock granadina Gabba Hey, prepararon ofreciendo versiones de Radio Futura y Rubí y los Casinos, entre otras. Dolorosa fueron los segundos en salir a escena con su pop lánguido y elocuente desgranando las canciones de su primer largo y dejando hermosas canciones en el aire fresco de Sierra Nevada.

The Limboos pusieron la nota de 'rhythm and blues' más acelerada y rítmica haciendo que los asistentes bailaran en todo su concierto y por una hora volviesen a disfrutar de la música más sesentera.

Hacia la una de la madrugada llegaba la banda cabeza de cartel con la presencia más absoluta de Neuman, la voz de Paco Neuman acompañado de batería y piano-bajo sonó atronadora con momentos brillantes en un actuación mágica, elegante y rica en matices y solos instrumentales, repasando sus canciones más conocidas.