Actualizado 03/02/2017 18:03 CET

Unicaja Banco obtuvo un resultado atribuido de 142 millones en el ejercicio 2016

La entidad habría tenido un resultado de 233 millones sin tener en cuenta las provisiones adicionales por el impacto de las cláusulas suelo

SEVILLA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Unicaja Banco ha obtenido al cierre de ejercicio 2016 un beneficio atribuido de 142,1 millones de euros, cifra que, sin tener en cuenta las provisiones adicionales relativas al posible impacto que podría derivarse de las cláusulas suelo (130 millones), "se habría situado en la cifra de 233 millones, lo que habría supuesto un incremento del 24,9 por ciento en el resultado atribuido al grupo".

Según indica la entidad en una nota, en este período destaca el reforzamiento de la solvencia con un aumento hasta el 13,8 por ciento de la ratio CET1, la reducción continuada de los riesgos dudosos hasta el 9,8 por ciento, el mantenimiento de altos niveles de cobertura crediticia (50 por ciento) y de activos adjudicados (62,1 por ciento), entre los más elevados del sector, y el incremento en las nuevas operaciones de crédito, hasta 3.613 millones; todo ello sin afectar al alto nivel de liquidez, con una ratio 'préstamos sobre depósitos' del 83 por ciento, una de las más bajas.

En 2016, el Grupo Unicaja Banco mantuvo unos elevados niveles de generación de resultados recurrentes, que permiten un beneficio atribuido*de 142,1 millones, que se traduce en una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 4,9 por ciento, a pesar de la menor aportación registrada por las plusvalías por ventas de valores y de las provisiones extraordinarias para cubrir posibles impactos por la sentencia del Tribunal de la UE sobre las cláusulas suelo. Ha apuntado que "sin esta provisión extraordinaria, el resultado atribuido del grupo "se habría situado en 233 millones, un 24,9 por ciento superior al de 2015, que se habría traducido en un ROE del ocho por ciento".

La entidad precisa que los principales factores que permiten mantener unos elevados niveles de generación de resultados recurrentes son "una fuerte reducción de los costes de financiación, lo que ha permitido amortiguar el ajuste de la rentabilidad del activo, provocado por el entorno de bajos tipos de interés; la disminución de los gastos de explotación, en el marco de sinergias previstas en la operación de Banco Ceiss; la reducción de las necesidades de saneamiento, y la progresiva mejora en la aportación de resultados de la actividad inmobiliaria".

El margen bruto asciende a 1.089,1 millones, lo que, unido a una caída del 3,7 por ciento del gasto de explotación, permite resultado antes de saneamiento de 433,3 millones y beneficio de 142,1 millones.

En relación con el margen de intereses, la reducción de los costes de financiación "ha permitido compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias y de cartera de deuda". El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 827,2 millones de euros al cierre de 2016.

Por otra parte, la gestión activa de las inversiones en renta fija ha permitido que el Grupo Unicaja Banco haya logrado 77,3 millones de resultados por operaciones financieras, aunque este importe es inferior al del ejercicio anterior debido a las plusvalías realizadas. Como resultados procedentes de comisiones, inversiones en acciones y participaciones y otros productos se contabilizan 391,1 millones.

La entidad resalta que "la estricta política de contención de gastos se ha visto reflejada en una reducción de costes de explotación en 25,5 millones, lo que implica una caída interanual del 3,7 por ciento".

Por otro lado, al cierre de diciembre de 2016, a fin de consolidar los elevados niveles de cobertura del Grupo, se ha destinado a saneamientos y otros resultados un importe de 242,3 millones.

IMPULSO DEL CRÉDITO

La gestión del Grupo Unicaja Banco en 2016 ha estado orientada tanto a mantener la recuperación de la actividad crediticia como a realizar una gestión de los recursos para optimizar la rentabilidad. En este sentido, destaca el impulso en la contratación de nuevas operaciones de crédito, con formalizaciones por 3.613 millones, casi 430 millones más que en 2015. Por otra parte, se mantiene un ritmo de crecimiento de los recursos de clientes, incrementando el saldo de los productos de fuera de balance y de las cuentas a la vista.

En relación con el volumen de recursos administrados gestionados por el Grupo, éste se eleva a 60.149 millones en diciembre de 2016. Los recursos de clientes minoristas se sitúan en 48.177 millones, destacando el crecimiento acumulado en el año por los depósitos a la vista de 2.158 millones. Los recursos gestionados mediante instrumentos fuera de balance se elevan un 5,1 por ciento hasta 11.635 millones, suponiendo casi un 20 por ciento de los recursos administrados del Grupo.

Respecto al crecimiento registrado en las nuevas operaciones de crédito durante 2016, más de 2.000 millones han sido destinadas a empresas, destacando el crecimiento de las operaciones de financiación destinadas a pymes, un 34 por ciento superiores a las concedidas en 2015, reafirmándose la reactivación apuntada en últimos meses.

El saldo del crédito a la clientela se sitúa en 30.652 millones a diciembre de 2016, con tendencia de aumento del nuevo negocio. El mayor peso dentro de la cartera crediticia corresponde al crédito al sector privado con garantía real, que representa casi el 60 por ciento.

Por segmentos, en la comparación con diciembre de 2015, destaca la nueva reducción del peso del crédito al sector promotor, que representa el 4,2 por ciento, y el crecimiento del peso del crédito a empresas, que pasa a suponer un 26,1% del crédito al sector privado del grupo.

Por otro lado, el mantenimiento de la capacidad de generación de resultados del grupo se traduce en reforzamiento del nivel de solvencia.

El capital ordinario de primer nivel, el CET1, asciende al cierre de diciembre a 3.484 millones, lo que supone una ratio del 13,8 por ciento en relación con los activos ponderados por riesgo --APR--, superior en 1,0 puntos a la de 2015). Asimismo, representa un superávit de 1.653 millones sobre el mínimo determinado por el Banco Central Europeo tras el Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora, del 7,25 por ciento.

A cierre de diciembre, el capital total alcanza los 3.504 millones. Por otra parte, la ratio CET1 calculada con criterios 'fully loaded' aumenta al 11,8 por ciento, frente al 11,1 por ciento de 2015.

HOLGADOS NIVELES DE LIQUIDEZ

El Grupo Unicaja Banco mantiene "excelentes" niveles de liquidez y un elevada independencia financiera. Así, se registra una baja dependencia de los mercados para la financiación de su actividad ordinaria y una ratio de préstamos sobre depósitos del 83 por ciento.

Asimismo, en 2016 se ha producido una nueva reducción de financiación obtenida mediante emisiones en mercados (en 467 millones), a la vez que se ha cancelado la totalidad de financiación obtenida del BCE. Los activos líquidos disponibles y descontables del BCE se elevan a 14.544 millones, lo que representa un 25 por ciento sobre el total balance.

CAÍDA DE LA MOROSIDAD Y ELEVADA COBERTURA

Por otra parte, en 2016 se mantiene la reducción de los activos irregulares, con disminuciones netas de 340 millones en los activos dudosos y de 140 millones en activos adjudicados. Así, el saldo de activos dudosos se sitúa en 3.215 millones, acumulando una caída de 1.599 millones desde final de 2014. Respecto a 2015, la caída es del 10 por ciento, lo que permite bajar la tasa de morosidad al 9,8 por ciento.

El Grupo Unicaja Banco mantiene elevados niveles de cobertura "entre los más altos del sector", de manera que "la cobertura de activos irregulares se situó en un 55,4 por ciento; la de los riesgos dudosos, en 50 por ciento, y en el 62,1 por ciento la de activos inmobiliarios adjudicados, cuyo saldo neto se reduce hasta los 974 millones".

Para leer más