Publicado 07/12/2016 16:11CET

Hosteleros rechazan identificar calorías de sus menús al no tener personal, en el anteproyecto de Ley contra la obesidad

SEVILLA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía ha presentado una seria de alegaciones al anteproyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada en Andalucía, entre las que pide que se elimine el artículo que contempla la obligación de los restaurantes de identificar las calorías contenidas en las diferentes opciones de menús que ofrezcan en su carta, toda vez que recuerda que el sector de la hostelería "está constituido por un 95 por ciento de empresarios autónomos que cuentan con muy escaso personal".

Asimismo, piden que se elimine el artículo donde se habla de disponer de espacios de aparcamientos de bicicletas en sus lugares de trabajo", toda vez que considera que "es competencia de los poderes públicos entre otros referidos a la salud las prestaciones y servicios necesarios, y en este caso una responsabilidad que es pública se estaría extrapolando a empresarios particulares".

Estas alegaciones han sido presentadas ante la Secretaría General Técnica de la Consejería de Salud por el presidente de los hosteleros andaluces, Antonio de María Ceballos, una vez revisado el texto del Anteproyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada en Andalucía.

Entre dichas alegaciones, a las que tuvo acceso Europa Press, los hosteleros piden que se elimine el artículo 6.2a, que habla de "disponer de espacios de aparcamientos de bicicletas en sus lugares de trabajo", toda vez que los empresarios recuerdan que "es competencia de los poderes públicos los referente a la salud y las prestaciones y servicios necesarios", y considera que, en este sentido, "una responsabilidad que es pública se estaría extrapolando a empresarios particulares, habida cuenta igualmente de los graves problemas de espacio que supondría el tener que disponer de espacios para las bicicletas".

Asimismo, pide que se elimine el artículo 6.2c, que alude a "acceder a diferentes tamaños de raciones, cuando realicen consumo de alimentos en las empresas de restauración", toda vez que "se interfiere en los principios de libertad de empresa, al imponer a las empresas de restauración que operen en Andalucía diferentes tamaños de raciones, en clara desventaja con el resto de empresas de restauración del ámbito nacional".

También piden eliminar el artículo 12.5, que alude que los empresarios "deberán comprobar que los productos disponibles cumplen con estos criterios a través del etiquetado nutricional o solicitando esta información a las empresas fabricantes o distribuidoras", ya que, según los hosteleros, "se está derivando una competencia y responsabilidad pública a los empresarios particulares, imponiéndoseles unas obligaciones que además de ir en contra del principio de libertad de empresa, no les corresponden".

Los hosteleros andaluces piden eliminar tanto el artículo 15.2.a como el 15.2.c, que aluden a proporcionar a los trabajadores información adecuada sobre los beneficios de la actividad física y la alimentación saludable y a promover el uso de escaleras así como acondicionar espacios apropiados para facilitar el uso de la bicicleta como medio de acceso al trabajo, respectivamente, toda vez que "éstas son competencias propias de los poderes públicos".

OFRECER AGUA A CLIENTES

En cuanto al artículo 20 de este anteproyecto, que alude a que "en los establecimientos se ofrecerá a los clientes la posibilidad de recipiente de agua fresca y los vasos para su consumo, de forma gratuita y complementaria a la oferta del propio establecimiento. Tipificándose en el artículo 44 como infracción grave ó muy grave", los empresarios plantean "sustituir el actual enunciado por que 'se podrá ofrecer a los clientes, entendiéndose por cliente la persona o personas que se encuentren consumiendo en el establecimiento; habida cuenta de que nos encontramos en cualquier caso ante la prestación de un servicio, que conlleva unos gastos, una inversión para tener el agua fresca, una dedicación personal del profesional; siendo cuantificable económicamente todo lo que se realiza'".

También piden que se incluya el hecho de que "nunca se le niega a nadie en hostelería un vaso de agua, y que la obligación impuesta en este artículo significaría el poner al demandante de agua a la misma altura que el cliente, por lo que se convertiría en un cliente automáticamente".

Asimismo, el sector pide que se excluya a la hostelería de lo contemplado en el artículo 27.2.g, que habla de "promover la entrega de regalo, premio o cualquier otro beneficio destinado a fomentar la adquisición o el consumo de alimentos o bebidas no alcohólicas".

Por ultimo, plantea una última alegación, sobre el artículo 36.3, que alude a la "identificación de las calorías contenidas en las diferentes opciones de menús que ofrezcan en su carta, generando instrumentos que permitan éste cálculo con facilidad y no suponga especial dificultad para las empresas", una obligación que piden que se elimine "entendiendo que en el sector de la hostelería está constituido por un 95 por ciento de empresarios autónomos que cuentan con muy escaso personal, por lo que resultaría muy difícil, por no decir imposible, llevar a cabo esas funciones".