Investigadas un total de seis personas tras el tiroteo de Huétor Tájar (Granada) en mayo

Publicado 18/06/2019 13:48:43CET
- GUARDIA CIVIL/ARCHIVO

GRANADA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha concluido la investigación del tiroteo que se produjo en la localidad de Huétor Tájar, en el Poniente de Granada, el 20 de mayo con la detención de cuatro personas y la investigación de otras dos, como presuntos autores de delitos de tentativa de homicidio, de tenencia ilícita de armas y de alteración del orden público.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa, las dos primeras detenciones se produjeron el mismo día de los hechos, cuando fueron detenidos dos individuos, un joven de 25 años sin antecedentes policiales, y otro de 36, con antecedentes policiales, ambos vecinos de Loja, en un dispositivo, que contó además con la colaboración de la Policía Local de Huétor Tájar. Además, una de las armas utilizadas era recuperada.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Loja decretó posteriormente el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para uno de ellos.

Los otros cuatro implicados en el tiroteo fueron: un joven de 22 años, con antecedentes policiales, y otro de 24, también con antecedentes, ambos vecinos de Huétor Tájar, que fueron detenidos el pasado 13 de junio; así como un hombre de 34, con antecedentes policiales, y un joven de 21, sin antecedentes, vecinos de Loja, que han sido investigados también el 13 de junio.

Los hechos sucedieron sobre las 16,50 horas del pasado día 20 de mayo de 2019. Un grupo de personas estaban en la terraza de un restaurante de Huétor Tájar cuando, desde un vehículo en marcha, comenzaron a dispararles, y éstas repelieron la agresión disparando también. Nadie resultó herido.

Durante la inspección ocular en el lugar del tiroteo la Guardia Civil recuperó 14 casquillos de bala de 9 milímetros parabellum. La Guardia Civil se desplegó inmediatamente en torno al restaurante y los agentes averiguaron desde qué vehículo habían disparado y quiénes eran las personas que presuntamente lo habían hecho; así como quiénes eran los que "habían sido agredidos y los que, a su vez, habían repelido la agresión disparando también".

El Instituto Armado supo que una de las familias implicadas en el tiroteo era de la vecina localidad de Loja, por lo que guardias civiles de ese puesto y del Equipo Territorial de Policía Judicial se desplegaron en torno a una conocida barriada de esa localidad y consiguieron interceptar el vehículo en el que habían huido los que efectuaron los disparos y detener a los dos primeros implicados.

En el interior del vehículo, en un doble fondo, la Guardia Civil localizó una pistola Glock de calibre 9 milímetros parabellum. El arma fue enviada al laboratorio de Criminalística para dilucidar si algunos de los casquillos encontrados en el lugar de los hechos fueron disparados con esta pistola.

Para leer más