Actualizado 09/07/2021 14:04 CET

Investigado un hombre acusado de colocar cebos envenenados en una finca de Baena (Córdoba)

Un agente examina uno de los cebos envenenados.
Un agente examina uno de los cebos envenenados. - GUARDIA CIVIL

BAENA (CÓRDOBA), 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Seprona, con la colaboración de Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, investiga en Baena (Córdoba) a una persona acusada de un delito contra la fauna, tras su presunta responsabilidad en la colocación de cebos envenenados en una finca.

Según informa el Instituto Armado en una nota, las investigaciones se iniciaron tras tener conocimiento la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Baena, a través de un aviso de los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, de que en el interior de un coto de caza habían aparecido varios cebos envenenados.

Inmediatamente, efectivos del Seprona de Baena y Agentes de Medio Ambiente se desplazaron al lugar donde habían aparecido los cebos, donde localizaron y retiraron una cantidad considerable de cebos envenenados que se encontraban esparcidos por el suelo. En el marco de las actuaciones llevadas a cabo se pudo conocer que los cebos contenían una sustancia activa extremadamente tóxica de alta eficacia destructiva.

El desarrollo de la investigación permitió averiguar que la persona que había colocado los cebos envenenados podía ser la misma que estaba realizando las labores agrícolas en la finca, quien, para evitar los daños que estaban causando los topillos (Microtus arvalis) que habitan en el campo, había supuestamente colocado los cebos envenenados.

Ante ello y tras obtener indicios suficientes de la supuesta implicación de esta persona en los hechos investigados, se procedió a la investigación de la misma como presunta autora de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos por la colocación de cebos envenenados en un espacio abierto, pudiendo cualquier animal de la fauna salvaje ingerirlo y ocasionarle la muerte.

El Seprona ha resaltado que el uso de este tipo de venenos conlleva ciertos riesgos por lo que a la hora de utilizarlos, hay que mantener unas debidas garantías de seguridad, se debe elegir cuidadosamente los lugares donde se depositan estos plaguicidas, alejándolos del alcance de las personas y animales, que involuntariamente o jugando pudieran ingerirlos o manipularlos,

En el marco del control de plagas, para la colocación de sustancias en lugares públicos que contienen veneno, es necesario personal debidamente autorizado y supervisión bajo ciertas condiciones reglamentarias. Estas plagas deben ser puestas en conocimiento de las administraciones correspondientes y tratadas por profesionales del sector.

El investigado y las diligencias instruidas han sido entregadas a la autoridad judicial.

Contador