Investigan por contaminación marítima a personas y sociedades de Almería, Cádiz, Málaga y Granada

Un guardia civil analiza vertidos
GUARDIA CIVIL
Actualizado 13/11/2018 14:59:02 CET

SEVILLA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil está investigando en el marco de una operación mundial a 72 personas físicas y jurídicas por delitos relacionados con la contaminación marina y ha detectado 73 incidentes relacionados con vertidos al mar, realizados de forma directa o indirecta en España, algunos de los cuales se han producido en la costa de Granada, Cádiz, Málaga y Almería.

Fuentes de la Guardia Civil han detallado a Europa Press que esta operación ha alcanzado a "casi todas las provincias que tienen costa", a lo que han añadido que el mayor número de intervenciones realizadas hasta el momento se han producido en Murcia, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia y Andalucía.

Así pues, la Benemérita ha precisado este lunes en una nota de prensa que las detenciones se enmarcan en la Operación '30 días en el mar', lanzada por la Interpol a nivel mundial y coordinada por Europol entre los estados miembros de la UE en la que han participado más de 80 países de todo el mundo.

Las mismas fuentes consultadas han profundizado que el número de detenidos puede variar en los próximos días, puesto que la operación "está totalmente abierta"; no obstante, han manifestado que en la provincia de Almería hay involucradas por el momento tres personas físicas y una jurídica.

Asimismo, han apuntado que en Cádiz también se están investigando un gran número de incidentes dado que, a diferencia de otras provincias, hay efectivos de dos comandancias implicados, la de Cádiz capital y la de Algeciras.

De esta forma, en el conjunto de España, la Guardia Civil y la Marina Mercante han realizado 1.102 inspecciones en buques, puertos, instalaciones, compañías y lugares anexos al mar susceptibles de ser focos de emisión de vertidos. Las investigaciones están dirigidas a esclarecer la posible autoría hasta el momento de 72 personas físicas o jurídicas citadas en la comisión de delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. Asimismo, se han formulado 55 denuncias por incumplimientos de la Normativa sobre el tratamiento y gestión de los residuos.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Benemérita ha advertido de que los detenidos e investigados en esta operación se enfrentan a penas de prisión de seis meses a cinco años y a multas de hasta 24 meses.

El desarrollo de esta operación ha permitido destapar un número significativo de actuaciones irregulares que han sido puestas en conocimiento de las autoridades competentes y ha puesto de manifiesto la diversidad de tipos de vertidos contaminantes que van a parar al mar desde vectores muy dispares, fundamentalmente las aguas residuales urbanas, los ríos que vierten al mar, las actividades agrícolas, la actividad industrial y el tráfico marítimo.

En la operación han participado efectivos del Seprona, Unidades del Servicio de Fiscal, del Servicio Marítimo, Servicio Aéreo y el Centro de Coordinación de Vigilancia de Costas y Fronteras (Cecorvigmar) de la Guardia Civil, quienes han apoyado en las tareas de identificación de los vertidos y de los focos emisores de los mismos, así como en la extracción de muestras de aquellos vertidos observados.

La operación ha contado también con la colaboración de Frontex para la detección de varios vertidos y con la Dirección General de la Marina Mercante para la realización de inspecciones en buques que utilizan combustibles con un nivel de azufre superior al permitido y que, por tanto, contaminan en exceso.

UN NEGOCIO ILEGAL MUY LUCRATIVO A NIVEL MUNDIAL

Las estimaciones de Interpol señalan al delito contra el medio ambiente como uno de los que mayor crecimiento está experimentando a nivel internacional, principalmente motivado por el amplio beneficio económico que obtienen las personas físicas y jurídicas que, valiéndose en muchos casos de una estructura legal para la gestión de los residuos, se valen de ésta para realizar una mala gestión de los mismos por acción u omisión.

Según informes de Naciones Unidas e Interpol, los delitos medioambientales se sitúan como el cuarto negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial tras el tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas. Sus ganancias se estiman entre 91.000 y 258.000 millones de dólares anuales, a un ritmo de crecimiento del 5 al 7%, también anual.

Contador