Actualizado 08/01/2007 17:26 CET

Jaén.- Los equipos de tratamiento familiar de la Junta atendieron a 509 menores en situación de riesgo durante 2006

JAEN, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 509 menores en situación de riesgo pertenecientes a 191 familias han sido atendidos durante el año 2006 en la provincia de Jaén por los 12 equipos de tratamiento familiar de la Junta de Andalucía.

En un comunicado remitido a Europa Press, la delegada provincial para la Igualdad y Bienestar Social, Simona Villar, resaltó la importancia de este programa preventivo "que tiene como finalidad evitar el desamparo de estos niños, así como preservar sus derechos".

Asimismo, Villar detalló que, por tipologías, los casos atendidos por los equipos de tratamiento familiar fueron mayoritariamente de familias en las que los servicios sociales comunitarios habían detectado carencias o dificultades en la atención de las necesidades básicas de los menores, así como familias derivadas por los servicios de protección de menores que presentaban indicadores de riesgo, y familias para cuyos menores se ha adoptado alguna medida de protección de carácter urgente.

La delegada para la Igualdad concretó que la Junta de Andalucía destinó durante el año 2006 más de 1,2 millones de euros en la provincia de Jaén para el funcionamiento de estos equipos, que dependen de la Diputación Provincial y de los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes. Además, recordó que comenzaron a funcionar en el año 2000 y que, actualmente, cuentan con casi 50 efectivos ubicados en Ubeda, Alcalá la Real, Martos, Andújar, Jaén y Linares.

Estos equipos están compuestos por psicólogos, trabajadores sociales y educadores sociofamiliares, cuyas intervenciones tienen como finalidad mitigar los factores de riesgo y evitar la separación del menor de su familia. Asimismo, también contribuyen a capacitar a las familias para dar una correcta atención a sus hijos, evitando cualquier conducta negligente, y lograr que los núcleos familiares funcionen de manera autónoma, además de garantizar que los menores tengan unos cuidados acordes con sus necesidades.