Un joven condenado a dos años de cárcel por jugar en un salón de juegos de Jaén con dinero falso

El joven acusado durante el juicio
EUROPA PRESS
Publicado 26/11/2018 13:16:52CET

JAÉN, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia de Jaén ha condenado por un delito de falsificación de moneda y otro de estafa a dos años de cárcel a A.C.G., un joven de 21 años, que ha reconocido ante el tribunal haber pagado en un salón de juegos de Jaén con dinero falso, en concreto con cinco billetes de 20 euros que cambió en monedas para posteriormente jugárselas en las máquinas tragaperras.

Además de asumir los hechos, A.C.G. se ha conformado con la pena después de que el Ministerio Fiscal haya rebajado los tres años de prisión iniciales que solicitaba a dos años. También ha rebajado la cuantía de las multas que se han quedado finalmente en 1.660 euros y frente a los 3.500 euros que le reclamaba inicialmente.

Con la admisión de los hechos y su conformidad con la pena, el juicio ha quedado visto para sentencia por lo que no ha sido preciso su desarrollo íntegro.

Según recoge el escrito del Ministerio Fiscal al que ha accedido Europa Press, los hechos se remontan al 24 de diciembre de 2017 cuando el acusado, "con ánimo de ilícito beneficio", se dirigió a un salón de juegos de la capital jiennense donde "a sabiendas de su mendacidad" entregó a la empleada dos billetes de 20 euros que no eran de curso legal.

Ante la apariencia de autenticidad de los billetes, la empleada procedió a cambiárselos en monedas que el acusado gastó en su totalidad en las máquinas recreativas del salón. Una vez gastadas, el joven volvió a pedir cambio de otros tres billetes falsos de 20 euros y la empleada le entregó 60 euros en monedas.

No obstante, haciendo recuento la empleada detectó las irregularidades de los billetes y alertó a la Policía Nacional que se personó en el local cuando todavía estaba el acusado. De esta forma, los agentes intervinieron los cinco billetes de 20 euros que había entregado a la empleada y otros once billetes más que portaba el acusado en el interior de un monedero.

Fiscalía sostiene que el acusado "tenía conocimiento del carácter ilegítimo de la moneda desde que hubo entrado en posesión de la misma al ser adquirida a terceras personas desconocidas".