El juez del caso Matinsreg pone en el punto de mira a otras diez empresas

Publicado 08/02/2019 11:14:24CET
EUROPA PRESS - Archivo

JAÉN, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El juez instructor del caso Matinsreg, la empresa zamorana acusada de provocar un quebranto patrimonial de 4,2 millones de euros a las arcas del Ayuntamiento de Jaén tras inflar supuestamente sus facturas de mantenimiento y conservación de las fuentes ornamentales en la ciudad de Jaén, ha abierto pieza separada para investigar a otras dos empresas, Jofersan Aguas SL y Elecnor SA, al tiempo que pone en el punto de mira a otras ocho empresas más que apuntan a "la posible existencia de una 'trama' ilícita' vinculada a la contratación" que hacía el Ayuntamiento de Jaén.

En un auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén, consultado por Europa Press, y en virtud de un informe de la Guardia Civil de fecha 13 agosto de 2018, se pone de manifiesto "la eventual existencia de irregularidades en cuanto a la contratación de las empresas Jofersan Aguas SL y Elecnor SA para la realización de tareas similares a las que se encomendaron a la empresa Matinsreg y en un período parcialmente coincidente
con la misma".

No obstante, el juez recoge que "existen grandes diferencias que desde el inicio se indican por Policía Judicial, puesto que no se derivan sospechas de cobro de cantidades indebidas, al menos de los indicios que se han puesto de manifiesto en los informes. La diferencia es evidente".

Añade que la investigación por Matinsreg "no puede convertirse en una instrucción sumarial y general de la actividad municipal". No obstante, "para despejar la duda sobre la existencia de cualquier tipo delictivo referido a la contratación, desarrollo de actividad y pagos del Ayuntamiento de Jaén", el juez ordena la apertura de una pieza separada.

Asimismo, pone en el punto de mira a otras empresas en base a los informes de la Guardia Civil y a sus "contundentes conclusiones" referidas "a la posible existencia de una 'trama' ilícita en relación con la contratación por el Excelentísimo Ayuntamiento de Jaén de al menos ocho empresas".

El juez apunta en su auto que "resulta evidente que los mismos desbordan el objeto de esta instrucción por cuanto que se refieren a distintas mercantiles, con una mayor amplitud temporal y a distintas personas que habrían intervenido, algunos de los cuales no han tenido relación con los hechos referentes a la actuación de la empresa Matinsreg" por lo que "se deberá de llevar a cabo una instrucción separada, debidamente ordenada y diferenciada de cada empresa".

También en su auto, rechaza la declaración como testigo del actual alcalde, Javier Márquez, y del anterior primer edil y exsecretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, que está investigado en esta causa y ya prestó declaración en sede judicial en junio de 2018. De hecho, en esta causa el número de investigados se eleva ya a diez, entre ellos la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jaén, Rosa Cárdenas (PP), además empresarios.

Los hechos por los que están investigados podrían constituir, según apunta el juez instructor, delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación continuada de caudales públicos, cohecho y tráfico de influencias.

ANTECEDENTES

El origen de esta causa está en la querella interpuesta por el grupo municipal socialista a finales de 2017 y en la que se apuntaba a pagos "inflados" a Matinsreg, empresa a la que supuestamente se había adjudicado 'a dedo' el servicio de las fuentes ornamentales en la ciudad cuando Fernández de Moya era alcalde de Jaén, en 2012.

El auto inicial recogía que Fernández de Moya como alcalde de Jaén "vino ordenando personalmente los pagos a realizar a dicha empresa en contra de los informes y reparos de legalidad que hacía recaer constantemente el interventor del Ayuntamiento". En dichos reparos "se aludía precisamente a la ausencia de todo procedimiento, soporte contrato o relación de toda índole de Matinsreg con el Ayuntamiento de Jaén".

Además, las facturas que la empresa pasaba al cobro recogían supuestamente trabajos que no se habían realizado, o a los que se incluían un número de horas y operarios que no se correspondía con la realidad y materiales cuyo precio en el mercado estaban muy por debajo de lo que luego desde Matinsreg facturaba al Ayuntamiento.

Para leer más