Publicado 14/03/2014 18:37CET

Maeztu aboga por "un buen pacto" sobre inmigración, cuya concepción "habría que serenar" para no verla "como un mal"

Ribó i Massó y Maeztu, en las jornadas sobre defensores del pueblo de la UJA.
EUROPA PRESS/UJA

JAÉN, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha abogado por "un buen pacto" de inmigración, un "problema" sobre el que no dejado de apuntar su carácter "europeo" y cuya concepción "habría que serenar" para que no se analice "como un mal".

Así lo ha señalado este viernes en Jaén a preguntas de los periodistas sobre la situación en esta materia coincidiendo, además, con la aprobación por parte del Consejo de Ministros del Reglamento de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), que regula las condiciones de los internos en estas instalaciones policiales donde son retenidos antes de ser expulsados del país; un imperativo de la Ley de Extranjería de 2009, que debería llevar en vigor, al menos, desde 2010.

"En el ámbito de Andalucía no tengo esas competencias", ha apuntado sobre esta materia que cuando se analiza desde la institución se hace colaborando "con la Defensora del Estado" y a través también de autoridades como la Delegación del Gobierno y las subdelegaciones.

Maeztu, que ha hablado de "un problema europeo", "de frontera" en Andalucía y también "de protocolo y de actuación de los derechos de los inmigrantes", ha destacado que se debe "mantener" el "principio de solidaridad" en una cuestión que es "universal", a lo que ha sumado el hecho de que "los inmigrantes no son ilegales, son personas administrativamente irregulares".

"Dentro de una regulación lógica y dentro de un procedimiento también lógico y a nivel europeo por el tema de la frontera, porque evidentemente no tenemos que ser solamente nosotros los que aguantemos la tragedia del África Subsahariana, creo que había que oponerse de acuerdo en no mirar la inmigración como un mal", ha subrayado no sin apuntar que este fenómeno "ha sido muy positivo para España".

Por ello, ha apostado por "hacer un buen pacto" de inmigración en el que se pueda "decir qué pueden entrar, en qué aspectos y cómo podemos cumplir que realmente esto se haga por un procedimiento que pueda contemplar situaciones de asilo, de refugio, de otras cosas", puesto que cuando hay una "avalancha" que es "reprimida en la condiciones en que muchas veces se puede hacer" se comenten "muchas injusticias".

CIES "VERGONZANTES", PARA EL SINDIC

Junto a Maeztu, se ha pronunciado sobre este asunto el Sindic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó i Massó, para el que "Europa tiene un debate pendiente" y "serio" sobre migración que "no nos atrevemos a realizar", mientras que "España tiene una asignatura pendiente, que es los CIES".

"Son centros vergonzantes, donde hay atentados a derechos muy importantes, empezando por un trato carcelario sobre una mayoría de población que no ha cometido ningún delito. Están pura y simplemente en irregularidad administrativa y sin garantía de sus derechos más elementales", ha afirmado.

Además, ha celebrado que haya reglamento, sobre el que no ha opinado en tanto "se ha aprobado hace unas horas". Sin embargo y por lo que le ha dado tiempo a conocer por los medios, ha añadido que se queda "aún lejos de lo que sería de verdad una regulación seria", como la que le piden "los propios jefes de mando en el Centro de Internamiento de Extranjería de Barcelona" o los profesionales que trabajan en el. Pasaría, según ha defendido, por "una relación mucho más humana, transparente" en terrenos como el sanitario, cultural, asistencia jurídica, relación con familiares o el papel que "tienen que jugar" las ONG.

Tanto Ribó i Massó como Maeztu han realizado estas declaraciones antes de participar en las jornadas 'Derechos estatutarios y defensores del pueblo, teoría y práctica en España e Italia' organizadas por la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad de Jaén.