Un profesor de música se enfrenta este jueves a 12 años de cárcel por abusos a dos alumnas

Publicado 16/07/2015 5:59:33CET

CÓRDOBA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia de Córdoba juzga este jueves a un profesor de guitarra en el Conservatorio Elemental de Música de Priego de Córdoba, al que el fiscal pide que se condene a una pena de 12 años de prisión, como presunto autor de dos delitos continuados de abuso sexual sobre dos alumnas suyas, dos menores de edad de diez y once años cuando ocurrieron los hechos, a las que realizada tocamientos durante las clases.

Así se recoge en la calificación del fiscal, a la que ha accedido Europa Press y según la cual, los supuestos abusos se vinieron produciendo durante un tiempo indeterminado, pero, en cualquier caso, a lo largo del curso 2012/13, aprovechando el profesor que la clase donde daba guitarra a estas dos alumnas estaba aislada de otras, al encontrarse fuera del edificio principal del Conservatorio, y que las dos niñas eran sus únicas alumnas.

Bajo estas circunstancias, el acusado, "guiado por evidente ánimo libidinoso y sin emplear fuerza ni intimidación para ello", les realizaba a las pequeñas "tocamientos y frotamientos en sus genitales y en los gluteos, siempre por encima de la ropa que éstas vestían", lo cual hacía "todos los días que tenían clase".

Los hechos fueron conocidos por las familias de las menores después que éstas los comentaran con algunas amigas y a la hermana de una de ellas, que, a su vez, se lo contó a sus padres, y éstos a los progenitores de la otra menor, quienes, tras tener confirmación directa de ello por sus hijas, lo pusieron en conocimiento del director del Conservatorio e interpusieron una denuncia ante la Guardia Civil.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de dos delitos continuados de abuso sexual, por los que procede imponer al acusado de los mismos la pena de seis años de prisión por cada uno de los delitos, además de la pena accesoria de prohibición de acercarse, a menos de 200 metros de las menores o establecer comunicación con ellas por cualquier medio durante ocho años.