PSOE-A augura que la crisis interna en Cs "afectará" a la estabilidad del Gobierno andaluz

Actualizado 25/06/2019 13:54:48 CET
Antonio Ramírez de Arellano, este martes
Antonio Ramírez de Arellano, este martes - PSOE-A

SEVILLA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El PSOE-A ha considerado este martes que la crisis que se está viviendo en Ciudadanos (Cs) a nivel nacional, con dimisiones de algunos miembros, "puede afectar" a la estabilidad del Gobierno andaluz, que depende claramente de una formación de "ultraderecha" como Vox.

En rueda de prensa, el delegado de Universidades del PSOE-A y portavoz parlamentario de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, ha indicado que el Gobierno andaluz de coalición de PP-A y Ciudadanos es "débil" y no quiere "exhibir su dependencia de la ultraderecha". Sin embargo, según ha indicado, dicha dependencia ya se ha escenificado con la firma del acuerdo presupuestario de los tres partidos.

Ha indicado que el PSOE-A ya había advertido de que iba a ser difícil que Cs mantuviera "la coherencia": Se llamaba a sí mismo un partido centrado, liberal en lo económico y social en los político y ha acabado firmando un acuerdo en Andalucía con la ultraderecha

Se ha mostrado convencido de que el Gobierno andaluz, por más que quiera montar a su alrededor "una burbuja para aislarse", se verá afectado por las "tensiones" que ya se empiezan a vivir en otros territorios de España y en ayuntamientos de Andalucía por los acuerdos de PP, Cs y Vox.

Ramírez de Arellano ha insistido en que la "incoherencia" de Ciudadanos ha quedado patente entre lo que dice y como se califica como partido y luego lo que firma, porque ha llegado a suscribir un acuerdo con Vox en Andalucía.

INTERÉS SOCIAL "CERO"

Ese acuerdo presupuestario con Vox, según Ramírez de Arellano, ha provocado que los presupuestos de la comunidad para este ejercicio tengan un interés social "cero" y que hayan quedado orientados a las cuestiones de "interés ideológico" de la extrema derecha.

En este sentido, ha indicado que el PSOE-A ha presentado unas 275 enmiendas parciales al proyecto de Ley de Presupuestos para este ejercicio encaminadas a que esas cuentas tengan un verdadero "compromiso social".

Entre esas enmiendas, destaca que el Gobierno andaluz derogue el decreto ley que estableció la bonificación al 99 por ciento del impuesto de sucesiones y donaciones, de manera que se vuelva a la situación que había antes (la exención de hasta un millón de euros). El PSOE-A prevé que volver a la situación anterior permitiría una recaudación de 80 millones de euros, que se podrían destinar a infraestructuras educativas.

Según ha denunciado Ramírez de Arellano, tras el decreto del Ejecutivo de PP-A y Cs, las clases medias y trabajadoras son las que están supliendo con sus impuestos lo que deberían pagar las clases ricas.

Otras enmienda del Grupo Socialista se refiere a incrementar en 63 millones la dotación para la renta mínima de inserción social, que en el proyecto de Presupuestos está dotada con 135 millones, 63 menos que en los presupuestos de 2018.