Más de 3,1 millones de andaluces siguen en riesgo de pobreza tras bajar 4,4 puntos en 2017

Almacén del Banco de Alimentos Medina Azahara
BANCO DE ALIMENTOS - Archivo
Actualizado 16/10/2018 14:52:38 CET

SEVILLA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El riesgo de pobreza y exclusión social ha bajado en Andalucía en 2017 hasta el 37,3 por ciento respecto el 41,7 por ciento de 2016, aunque sigue afectando a más de 3,1 millones de personas, según el 7º Informe sobre el Estado de la Pobreza en Andalucía publicado por la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A).

   Este informe, que ha sido presentado este martes en Sevilla por el presidente de la EAPN-A, Juan Reyes, y Susana González, vocal de la organización, en el marco de la semana en la que se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, se basa en la tasa Arope, que es el indicador europeo que mide el riesgo de pobreza.

   Durante la presentación, la plataforma ha indicado que la tasa Arope "es más de diez puntos superior a la media estatal y la tercera mayor de todas las comunidades, por detrás de Extremadura y Canarias". Respecto a 2008, ha añadido que este indicador "no desciende", y hoy "hay medio millón más de andaluces en riesgo de pobreza y exclusión". "10 años después, la situación sigue siendo crítica en Andalucía, donde la pobreza se ha cronificado", ha dicho Juan Reyes.

   "Aunque en este último año se han logrado modestas mejoras en algunos indicadores, Andalucía sigue a la cabeza de un lacerante ranking estatal de pobreza", señala Reyes, que añade que si bien la tasa de carencia material severa ha descendido, "se ha democratizado la pobreza, que afecta a las capas sociales intermedias". Al respecto, precisa que "el peor año de la crisis fue 2015, años en el que las 53 entidades sociales que conforma la Red pasaron muchas dificultades y casi se desploma el Estado de Bienestar".

   De este modo, el informe destaca el porcentaje de personas que no pueden permitirse ir de vacaciones una semana al año (47,9%, la cifra más alta de España) y quienes no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos (49,1%). Respecto a la tasa de pobreza severa es del 9,2 por ciento, lo que "significa que más de un millón de andaluces sobrevive con menos de 300 euros al mes, señala la EAPN-A, que añade que se trata "del tercer mayor porcentaje de todas las comunidades españolas".

   Igualmente, de este informe se desprende que un 32,9 por ciento de los pensionistas está por debajo del umbral de la pobreza --viven con menos de 572 euros al mes--, y el porcentaje sube al 46,1 por ciento en las de viudedad. Pero, las personas mayores "no son el único perfil reflejado por el informe, ya que la pobreza en Andalucía tiene múltiples rostros", ha señalado Reyes, citando su especial incidencia en trabajadores pobres, infancia y juventud, así como en las mujeres andaluzas.

   Así, Susana González ha explicado que por primera vez este año el informe incluye un apartado de género, un enfoque sobre "las particularidades de la pobreza en femenino", siendo "la máxima manifestación de este desequilibrio la violencia de género", y agrega que Andalucía "es la comunidad con más mujeres víctimas de este tipo de violencia, 34.543 --lo que supone un subida de 21,7% respecto al año previo-- y con más denuncias presentadas, 35.398 --incremento del 18%--". A nivel provincial, en Almería ha habido una "considerable" aumento de víctimas, "pasando de 3.246 en 2017, frente a 2.504 en 2016".

   Respecto a la realidad laboral en la comunidad, González ha añadido que la brecha salarial supera ya el 30 por ciento --las andaluzas cobran de media 3.853 euros menos al año que los hombres--. En provincias como Almería o Jaén, esta diferencia no es tan acusada, situándose esta brecha salarial en el 16,4 y 19,4 por ciento, respectivamente, mientras que en otras como Cádiz o Huelva se sitúa en el 41,6 y 48,3 por ciento. Además, la parcialidad en la jornada laboral es casi el doble para las andaluzas, 43,88 por ciento de las trabajadoras, frente a un 22,3 por ciento de los hombres.

LOS DESAHUCIOS POR ALQUILERES SUBIERON UN 8%

   En cuanto a la vivienda, el informe indica que Andalucía se sitúa "en la primera comunidad" en ejecuciones hipotecarias --7.002 en 2017-- y en desahucios por impago de hipotecas --5.150--, mientras que los desahucios por alquileres subieron un ocho por ciento hasta los 4.713. A juicio de Reyes, este último dato "se debe al boom del alquiler de viviendas para el turismo, que hace que contratos asequibles se rescindan para fomentar el alquiler turístico".

   "Estamos asistiendo a la crónica de una crisis inmobiliaria anunciada por el propio Banco Central Europeo", lamenta Susana González, que agrega, según el informe, que "el 8,4% de los andaluces no puede permitirse mantener la vivienda a una temperaturas adecuada y un 16% apenas consume energía para evitar el gasto que supone, lo que sitúa a Andalucía como la tercera comunidad con mayor tasa de pobreza energética escondida".

   En el apartado de infancia, el informe indica que el riesgo de pobreza y exclusión alcanza a un 38,7 por ciento de los andaluces menores de 18 años, un 7,4% por encima de la media de España. También ocupa el tercer lugar estatal en abandono escolar, con un 23,5 por ciento --aunque en el caso de la provincia de Almería, por ejemplo, este llega hasta el 38,1%-- y el 21,4 por ciento de jóvenes ni estudian ni trabajan --la tasa de paro joven en Andalucía se sitúa en el 49,1%--.

   La Red ha denunciado que existe igualmente "pobreza laboral" y que la región, junto a Extremadura, "es la segunda con los salarios más bajos, con una remuneración media de 14.868 euros frente a los 18.835 de media estatal". Además, tres de cada diez trabajadores andaluces "no superan los 327 euros al mes, lo que indica que "empobrecimiento graves a pesar de tener una nómina", indica la EAPN-A. No obstante, el año pasado al 70% de familias le costaba llegar a fin de mes, y este último año no llega al 60%", matiza.

   En fiscalidad, el informe señala que a pesar del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), "cada andaluz tiene una renta anual casi 2.000 euros inferior a la media nacional". Asimismo, indica que la lucha contra el fraude fiscal "arrojó datos contundentes en 2017, año que la comunidad cerró con 420 causas pendientes por delitos económicos contra la hacienda pública, valorada en 720 millones de euros".

   Durante la rueda, y a preguntas de los periodistas sobre cómo la gente no es más reivindicativa frente a esta situación, Reyes ha manifestado que "a la gente le cuesta mucho romper con la dinámica de exclusión si tiene una supervivencia garantizada. Es difícil que alguien abandone su renta básica y vaya al mercado si no se garantiza que cuando acabe el contrato vuelva a su renta. Hay que establecer mecanismo para buscar la inclusión social a través del empleo y la formación, porque es una cuestión endémica, crónica y generacional".