Actualizado 21/06/2009 17:11 CET

Sucesos.-El juez decreta prisión con fianza de 2.500 euros para el policía que tiroteó a un hombre en La Zubia

Si abona el dinero, se le retendrá el arma, se le prohibirá vivir en La Zubia y deberá mantenerse alejado de la víctima

GRANADA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada ha decretado prisión eludible con una fianza de 2.500 euros para el agente de Policía Local de 36 años que supuestamente disparó cuatro veces en el tórax y abdomen de un hombre de 45 años en el municipio de La Zubia, como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa.

Según informaron a Europa Press fuentes judiciales, el juez decidió imponer una fianza al no observar inicialmente riesgo de fuga ni posibilidad de eliminación de pruebas. En lo tocante a la víctima, ésta se encuentra ingresada en el Hospital Virgen de las Nieves de la capital granadina.

En el caso de que el encartado, que ya ha sido trasladado a prisión tras serle tomada declaración en la mañana de hoy, proceda al abono de la fianza, el juzgado le ha impuesto cinco medidas cautelares.

Así, el juez ha impuesto una prohibición de residir en La Zubia para el detenido, así como una orden de alejamiento de la víctima. También le será retenida su arma reglamentaria, mientras que cada viernes debe presentarse ante el juzgado o la Guardia Civil. Por último, en el caso de que el estado de salud de la víctima empeore y éste fallezca, el policía ingresaría en prisión incondicional al cambiar la calificación penal de homicidio en grado de tentativa a homicidio consumado.

Según el último parte médico facilitado a Europa Press, la víctima, un varón de 45 años, se encuentra en estado muy grave, sedado y con ventilación mecánica en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital

Esta persona presentó tras su ingreso en el centro hospitalario cuatro orificios de bala en el tórax y el abdomen, de los que fue intervenido por la noche. En estos momentos se encuentra estable, añadieron las fuentes consultadas.

Al parecer, y según las primeras investigaciones, en el transcurso de la pelea el herido sacó una navaja, por lo que el agente que se encontraba fuera de servicio se sintió amenazado y sacó el arma. En este sentido, el agente lanzó primero dos disparos al suelo pero, ante el fracaso en su intento por intimidar a su vecino, realizó supuestamente cuatro disparos más que esta vez sí que impactaron en el pecho de la víctima.

Así, se personaron en el lugar de los hechos la Guardia Civil de Granada, la Policía Local y los servicios sanitarios, donde encontraron a la víctima, que fue trasladada al hospital.