Actualizado 09/03/2009 13:18 CET

Tribunales.- Suspendido el juicio contra cuatro acusados de retener y dar una paliza a dos empleados

CÓRDOBA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El juicio que estaba previsto que se celebrara hoy en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba contra cuatro acusados de retener y dar una paliza a dos empleados quedó hoy suspendido por enfermedad de uno de los procesados que le impidió comparecer en la vista oral.

El magistrado consideró que el testimonio de este acusado es necesario y considerando que no era apropiado dividir el enjuiciamiento en dos sesiones, se decidió suspenderlo, aunque no se ha fijado ninguna fecha. Es la segunda vez que este caso se suspende, ya que el pasado 14 de enero se iba a celebrar en un juzgado de lo penal, aunque finalmente no se hizo porque se elevó a la Audiencia por tratarse de penas de prisión superiores a cinco años.

El fiscal pide unas penas que suman 76 años de prisión para cuatro acusados, dos de ellos socios de una empresa que trabajaba para el local 'American Show' en el Polígono El Granadal, en Córdoba, que supuestamente dieron una paliza y detuvieron ilegalmente a dos empleados para darles un escarmiento por vender invitaciones.

Según la calificación del ministerio público, a la que tuvo acceso Europa Press, el acusado A.P.C., uno de los socios, de acuerdo con los otros procesados, decidió dar un escarmiento a los empleados, por lo que citó a uno de ellos para hablar con él el 24 de marzo de 2006 en este local de la capital cordobesa.

Sobre las 20,30 horas de ese día, llegó el otro trabajador y lo condujeron a un sótano donde lo esposaron y retuvieron más de dos horas, mientras le golpeaban en la cara, la espalda y en la cabeza. Posteriormente, sobre las 22,30 horas llegó el otro con un amigo, lo llevaron al sótano e igualmente le golpearon repetidamente con las manos, las piernas y un palo.

Allí los retuvieron alrededor de una hora y cuando los liberaron porque el amigo dijo que si no llamaría a la Policía, salieron los agredidos sin quitarle las esposas a quienes manifestaron los procesados que si denunciaban "iban a poner sus cabezas en bandeja" e iban a ir otras personas a buscarlos a sus casas para matarlos, así como a sus familias. Además, se apropiaron de los teléfonos móviles de los dos.

El fiscal añade en su escrito que a una de las víctimas le ha quedado como secuela un trastorno por estrés postraumático y califica los hechos como un delito de lesiones agravadas por objeto peligroso con alevosía y ensañamiento, una falta de lesiones, dos delitos de detención ilegal, dos delitos de amenazas y otro delito de robo con violencia.