Actualizado 27/07/2012 21:48 CET

Alcalá de Guadaíra estudia mejorar la accesibilidad del centro con dos bucles de tráfico y una nueva zona azul

Además, el Ayuntamiento contempla instalar paradas de taxis en la calle Mairena y en La Plazuela, así como abrir 200 plazas de aparcamiento

ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), gobernado por el socialista Antonio Gutiérrez Limones, estudia distintas medidas para mejorar la accesibilidad al centro que incluyen la conformación de dos bucles de tráfico en torno a la Plaza Cervantes y La Plazuela, y la implantación de una zona azul en la calle Nuestra Señora del Águila.

Son propuestas que, según ha informado el Consistorio alcalareño en un comunicado, están incluidas en el plan provisional que el propio alcalde de la localidad ha presentado a los comerciantes del centro, a quienes les ha pedido que "aúnen fuerzas" para propiciar una "atractiva" oferta de cara a los vecinos que "contribuya a la revitalización" de esta zona de la localidad.

En concreto, el Ayuntamiento pretende configurar un primer bucle de tráfico invirtiendo el sentido de la calle Alcalá y Orti en dirección a la Plaza Cervantes para tener salida hacia la calle Nuestra Señora del Águila, y un segundo tras permitir el giro desde la calle Madueño de los Aires por La Plazuela hacia la calle Mairena, actualmente peatonalizada, para proseguir por la Plaza del Barrero en dirección a la Cruz del Inglés.

Asimismo, el Consistorio contempla la opción de implantar la zona azul en la calle Nuestra Señora del Águila, que iría aparejada a la apertura y regulación de 200 plazas de aparcamiento en el antiguo edificio del mercado de abastos y las inmediaciones de la Plaza del Duque.

A estas medidas habría que sumar la instalación de paradas de taxis en la calle Mairena y en La Plazuela, ante la que, además, se trasladaría una parada de autobús, en lo que constituye una reivindicación de la Federación de Industriales y Comerciantes de Alcalá (FICA).

Según el Ayuntamiento, estas medidas se prolongarían hasta que finalizase la campaña de Navidad, y sus resultados serían evaluados posteriormente junto con los comerciantes.