Publicado 03/10/2021 10:14CET

Alegan de nuevo contra el centro de visitantes del 'tholos' de La Pastora por su "impacto destructivo" en el entorno

Archivo - Dolmen de la Pastora, en Valencina
Archivo - Dolmen de la Pastora, en Valencina - CEDIDA - Archivo

El proyecto "daña de manera grave e irreversible la integridad del dolmen de La Pastora y su necrópolis"

VALENCINA DE LA CONCEPCIÓN (SEVILLA), 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

La asociación Los Dólmenes, constituida en torno al rico legado patrimonial que atesora el sector norte de la comarca del Aljarafe, fruto del asentamiento humano que poblaba la zona durante la Prehistoria, ha formulado nuevas alegaciones ante el Ayuntamiento de Valencina de la Concepción (Sevilla), en el marco del segundo periodo de información pública promovido respecto al proyecto del centro de visitantes en la parcela de acceso al 'tholos' de La Pastora.

El proyecto en cuestión, impulsado por el Ayuntamiento de Valecina, gobernado por el socialista Antonio Manuel Suárez, plantea la construcción de un centro de visitantes en la parcela municipal de acceso al 'tholos' calcolítico de La Pastora, calificada como suelo no urbanizable de especial protección; como equipamiento para dicho monumento prehistórico, caracterizado por su corredor de 44,36 metros; y el de Matarrubilla, ambos legado del asentamiento humano que con mayor o menor periodicidad poblaba la zona durante la Edad del Cobre.

Durante la fase inicial de información pública del proyecto, la asociación Valencina Habitable, la Asociación de Defensa del Territorio del Aljarafe (ADTA), la Asociación Ben Baso de Profesores para la Difusión y Protección del Patrimonio Histórico, la asociación de Amigos del Monasterio de San Isidoro y la asociación Los Dólmenes alegaron en contra al entender que la localización elegida para dicha instalación implicaría "serios riesgos" para el 'tholos' de La Pastora, descubierto en 1860.

"EVIDENTE IMPACTO"

"Es evidente el impacto en el lugar. No se puede integrar una construcción urbana de recepción, oficina, laboratorio o almacén, completamente ajena al uso ambiental y arqueológico que tiene la zona", avisaba la asociación Los Dólmenes en sus alegaciones, recogidas por Europa Press.

Al hilo, el colectivo señalaba en sus alegaciones la superficie de 779 hectáreas de los términos municipales de Valencina y Castilleja de Guzmán protegida como zona arqueológica, a cuenta de sus múltiples vestigios legado del antiguo asentamiento prehistórico, exponiendo que "el yacimiento abarca no solo al municipio de Valencina, sino también a Castilleja de Guzmán, por lo que cualquier actuación de estas características debería proyectarse con una visión única mas coherente con esa importancia del yacimiento, evitándose duplicidades y el despilfarro de recursos públicos".

De cualquier modo, el proyecto inicial cosechó un informe desfavorable por parte de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Sevilla, adscrita a la Consejería de Cultura, "por no poder determinar la afección a los valores protegidos del bien de interés cultural (BIC) Zona Arqueológica de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán".

"POCA DEFINICIÓN" DEL PROYECTO

Según el acuerdo de la Comisión de Patrimonio Histórico recogido por Europa Press, "el proyecto carece de una intervención arqueológica que aporte la documentación necesaria para estudiar su viabilidad, máxime cuando se plantea que una de las plantas del edificio sea bajo rasante".

"Sin esta documentación, preceptiva según las normas subsidiarias municipales, no se puede asegurar la no afección al sustrato y al potencial arqueológico de los terrenos", determinaba el acuerdo de la Comisión, insistiendo en que "debido a la poca definición del mismo, no se puede valorar la integración visual de la edificación y la no afectación visual de los terrenos".

Frente a ello, el alcalde de Valencina emitía a finales de agosto una nueva resolución dando cuenta de la "admisión a trámite de las mejoras y clarificaciones de los parámetros en los aspectos arqueológicos y urbanísticos del proyecto, que no suponen modificación al proyecto de actuación ya tramitado", indicando que se trata de dos informes del arqueólogo municipal, que se suman como anexos al proyecto original.

EN UNA "ZONA SENSIBLE"

Tal extremo motivó un segundo periodo de información pública, en el cual la asociación Los Dólmenes ha formulado nuevamente alegaciones contra esta iniciativas. En sus 15 alegaciones en demanda de "la retirada del proyecto", el colectivo insiste en el "potente impacto paisajístico" que implicaría la construcción del citado recinto en las inmediaciones del 'tholos' de La Pastora, avisando de este intento de "forzar" la introducción de una nueva construcción en "una zona sensible por su múltiple protección urbanística, ambiental, paisajística y arqueológica".

"Es clarísima la utilidad pública de un equipamiento y la necesidad de interpretar, integrar o difundir el patrimonio, pero nadie obliga o recomienda que esa necesidad se tenga que ver cubierta en suelo no urbanizable protegido y justo al lado de un dolmen", advierte el colectivo.

Para los conservacionistas, el proyecto, en los términos planteados, "daña de manera grave e irreversible la integridad del dolmen de La Pastora y su necrópolis, creando un impacto destructivo sobre el entorno ambiental y paisajístico del monumento", al tratarse de "una intervención urbanística y arquitectónica y no arqueológica", destinada a "abrir la puerta a nuevas intervenciones urbanas con nuevas construcciones en las parcelas colindantes".

Contador